Música

32 años y mucho futuro

Por Javier Eskorzo - Martes, 1 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Fecha: 27/04/2018. Lugar: Zentral. Incidencias: Aproximadamente media entrada. Público mayoritariamente talludito que disfrutó del excelente sonido ofrecido por Luar Na Lubre. Guardó silencio en los temas más pausados y bailó y cantó los más animados. Actualmente, Luar Na Lubre está formado por los siguientes músicos: Belém Tajes (voz y gaita), Beitio Romero (gaitas, acordeón y zanfoña), Antía Ameixeiras (violín), Patxi Bermúdez (bodhram, tambor y djimbek), Pedro Valero (guitarra acústica), Xavier Ferreiro (percusiones latinas y efectos), Xan Cerqueiro (flautas).

Treinta años lleva ya Luar Na Lubre sobre los escenarios;en realidad son treinta y dos, pues cumplieron su onomástica en 2016 y quisieron celebrarlo con la publicación de un recopilatorio (XXX aniversario), al que, como no podía ser de otra manera, acompañó una extensa gira. Las cosas han cambiado mucho en el mundo de la música folk en estas tres décadas, gracias, en buena parte, a Luar o a otros artistas que, como ellos, se empeñaron en investigar en sus propias raíces, sacándolas a la luz y mezclándolas con sonidos contemporáneos. A ellos hay que reconocerles el mérito de los pioneros, pues, para algunos, dedicarse a nuestro folclore en aquella época era algo propio de paletos, mientras que lo cool era rebuscar entre las raíces americanas. Afortunadamente, el tiempo, su talento y su perseverancia han acabado dándoles la razón y hoy son, por derecho propio, una de las bandas de referencia en nuestro país.

La música tradicional gallega tiene mucho en común con la música irlandesa, como quedó patente en Leabhar ghabhála, primer tema de la noche, basado en las crónicas que unos monjes irlandeses escribieron sobre la invasión celta. En esta pieza instrumental ya pudo verse el inmenso nivel sonoro que iba a ofrecer Luar durante toda la velada. Muchos instrumentos que se iban turnando según los temas: guitarras acústicas, piano, percusión, laud, gaitas, violín, flauta, acordeón, zanfoña… Fueron intercalando los temas instrumentales con otros cantados, como por ejemplo, Chove en Santiago, uno de los seis poemas que Federico García Lorca dejó escritos en gallego. Y hablando de poetas, a la fuerza tenía que salir el nombre de Xavier Cordal, poeta de referencia para Luar, pues varias de sus canciones estás construidas sobre poemas suyos (como Memoria da noite, que aunque habla del hundimiento del Prestige, en Pamplona quisieron dedicar a las mujeres, en clara alusión a la sentencia de la Manada). Muy aplaudida fue O son do ar, seguramente la canción más importante en la carrera del grupo, ya que en 1996 fue versionda por Mike Oldfield, lo que dio al grupo fama internacional y puso a la música tradicional gallega en el escaparate de las músicas del mundo.

Luar Na Lubre sigue una tradición que, antes que ellos, iniciaron otros artistas cuya influencia no solo asumen, sino que ponen de manifiesto. Es el caso del arpista Emilio Cao, de cuyo repertorio interpretaron Fonte de araño. Esa tradición es precisamente el mayor valor de este tipo de grupos, esa manera de actualizar tesoros ancestrales, tanto en las músicas (xotas, muñeiras…), como en los textos (poemas gallegos, leyendas de aquellas tierras brumosas, enigmas que encierran los petroglifos…). Antigüedad (como Os animais, que nace de una famosa melodía irlandesa) y presente (como la tremenda versión de Víctor Jara con la que se despidieron). Y mucho futuro: el mes que viene publican su nuevo disco, del que adelantaron el título: Ribeira sacra. Estaremos atentos.