Pensiones y mujeres protagonizan un 1º de Mayo que exige subida de salarios

Los sindicatos creen que las movilizaciones de los últimos meses serán “un punto de inflexión” en las reivindicaciones sociales

Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

madrid- La igualdad entre mujeres y hombres y el clamor por unas pensiones dignas fueron los protagonistas de un Primero de Mayo en el que UGT y CCOO exigieron al Gobierno y empresas el reparto de la riqueza bajo la amenaza de “un conflicto social garantizado”.

Más de 50.000 personas según los sindicatos (12.000 según la delegación del Gobierno) participaron ayer en la manifestación en Madrid que recorrió el trayecto entre la plaza de Neptuno y la Puerta del Sol, plagado de banderas moradas y acompasado por las voces de los trabajadores del coro del Teatro de La Zarzuela en protesta por la privatización del centro.

Los secretarios generales de CCOO y de UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, avanzaron portando la cabecera de la manifestación, que estuvo protagonizada por mujeres y pensionistas, quienes, junto a los jóvenes, centraron el corazón de sus discursos. Ambos líderes pusieron de manifiesto la necesidad de “más presión en la calle” y amenazaron con movilizaciones crecientes, ya que aunque abogan por impulsar “un sindicalismo fuerte” para conseguir una distribución más justa de la riqueza que se genera, no es posible hacerlo solo “con rabia e indignación”.

el clamor de la calleInstaron al Gobierno y a la patronal a que escuchen el clamor de la calle y cedan a las reivindicaciones de los trabajadores en materia de empleos, salarios, igualdad y pensiones.

Desde el Gobierno y a través de las redes sociales, el presidente Mariano Rajoy, reafirmó su compromiso con el empleo estable y de calidad, mientras que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, instó a seguir sumando juntos para consolidar la recuperación, con más y mejores empleos e igualdad real entre hombres y mujeres.

El secretario general de CCOO aseguró que conseguir que en España haya pensiones suficientes “depende de la voluntad política” y achacó el acuerdo entre el Gobierno y el PNV para subirlas este año y el que viene conforme al IPC a la presión de la calle.

No obstante, consideró que solo supone meter la reforma de 2012 “en el congelador”, de dónde se puede sacar “en cuanto cambie la presión de la calle”.

un problema de ingresosEn el mismo sentido, Álvarez indicó que la Seguridad Social tiene un problema de ingresos, no de gastos, calificó el acuerdo de subida de “pacto a oscuras” y aseguró que “está lejos de sus aspiraciones” que pasan por derogar la reforma de las pensiones: “Queremos que el Gobierno se la coma”.

“Proceso histórico” y “página gloriosa”. Así calificaron ambos líderes sindicales al momento de “empoderamiento” que viven las mujeres en España, que no responde a “una pelea” sino a la necesidad de decir “no es no” pero también de reclamar mejoras laborales.

“Millares de miles de mujeres no están dispuestas a vivir en una sociedad patriarcal” y decidieron decir “basta, se ha acabado, ni un asesinato mas”, dijo Álvarez, mientras que Sordo aseguró que “tenemos mucho que aprender de ellas a la hora de conciliar, de priorizar, de compatibilizar”.

Para Sordo, las mujeres son también las más perjudicadas en la precarización del mercado laboral porque “hay una apuesta política en la reforma laboral contra empleo femenino, contra sindicatos, por debilitar a la clase trabajadora para repartirse los beneficios”.

“Cada día menos personas acumulan más riqueza”, lo que requiere actuar sobre dos patas: la negociación colectiva y los salarios, sobre todo los más bajos, los de las mujeres y los de los jóvenes, dijo Pepe Álvarez.

Por eso, aseguraron que la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) está “instalada en el ventajismo de la reforma laboral” y bloquea la negociación salarial por lo que le pidieron que “escuche la calle” y se sienten a negociar para cerrar un acuerdo que reparta la riqueza. - Efe