El farolito

Nuevos ministerios

Por F.L. Chivite - Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La noticia dice: “Más del 25% de los detenidos por robo en Japón (ya saben que Japón es el laboratorio experimental de la humanidad) está jubilado y es mayor de 65 años”. La explicación: no lo hacen por penuria económica: los ancianos nipones que se lanzan a robar quieren ser detenidos y encarcelados para no estar solos. El porcentaje de ladrones ancianos aumenta cada año. Esto es un síntoma de algo muy chungo. En España, más de 2 millones de ancianos viven solos: la mayoría son mujeres. Las familias ya no son como antes. Las casas ya no son como antes. Las distancias, la conciliación laboral, la economía ya no es como antes. Muchos de los ancianos que viven solos tienen hijos, pero sus hijos tienen unos horarios imposibles, viven lejos o en pisos pequeños, cobran poco, están hipotecados de por vida y llevan vidas al límite. La cuestión es que, cuando los hijos sobrecargados con unas vidas cada vez más agobiantes, no dan abasto para atender a sus ancianos padres ni tienen dinero para pagar los desorbitados precios de los asilos (y eso ya está ocurriendo y va a ocurrir cada vez más), el Estado tendría que empezar a pensar algo. Los ancianos japoneses están provocando que si el Estado no les construye residencias les construya al menos prisiones adaptadas para viejos solitarios que necesitan hablar con alguien. En Inglaterra, el Gobierno de Theresa May acaba de poner en marcha el así denominado “Ministerio de la soledad”, en un intento de dar solución a los problemas que se derivan de esto. Pronto tendremos aquí un ministerio de eso. Un dato picante para condimentar la noticia: dice: “La soledad es tan perjudicial para la salud como fumar 15 cigarrillos al día”. Puestos a elegir, yo prefiero los cigarrillos. Y si son de la risa, mejor que mejor.