Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

No estamos tranquilas

Por Alicia Ezker - Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

“los navarros pueden estar absolutamente tranquilos con la labor del juez Ricardo González, como lo han estado en los últimos 17 años”. No puedo estar más en desacuerdo con el presidente del TSJN Joaquín Galve, y es más, en esta afirmación está de manera sutil el origen del problema de la justicia, al referirse solo a una parte de la sociedad, la masculina. Quizás él cree que los navarros están tranquilos, aunque me consta que la mayoría no, pero las navarras desde luego tenemos razones de sobra para no estarlo mientras la justicia aquí dependa de mentes y decisiones como las de ese juez. Muchas personas nos hemos leído la sentencia y el voto particular desde nuestra posición de ciudadanos y ciudadanas o como profesionales de medios de comunicación para tratar de informar desde el máximo rigor. No somos expertos en leyes pero podemos criticar y estar en desacuerdo con los jueces y manifestarnos contra sus sentencias. Lo que desprende el juez en su voto particular es un total desprecio a la víctima, a la mujer violada y eso alguien debería pararlo. Víctima sí, porque su voto va después de una sentencia, ratificada por los otros dos jueces, que creen en todo momento a la víctima y por tanto condenan a los acusados. Insisto, hay una condena y mientras un tribunal superior no diga lo contrario, la única víctima es la mujer agredida. Resulta doloroso leerle la descripción del delito, ver cómo trata en todo momento de su relato no solo a la denunciante sino también a otros profesionales implicados en el proceso. La justicia está para ser justa, si no, no es justicia, es otra cosa. El voto particular del magistrado Ricardo Javier González es indigno y demuestra lo que las profesionales de la Justicia han reclamado a raíz de esta sentencia, que hace falta una judicatura comprometida con una perspectiva de género y con la defensa de los derechos de las mujeres y que se cambie para ello el modo de investigar y juzgar los delitos sexuales.

Herramientas de Contenido