Tupper 2.0: comer y reciclar a la vez

Los hosteleros, satisfechos con la campaña de la MCP de aprovechamiento alimentario

Un reportaje de L. Garde. Fotografía J. Bergasa - Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Dos de los envases que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha repartido en 39 establecimientos.

Dos de los envases que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha repartido en 39 establecimientos. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Dos de los envases que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha repartido en 39 establecimientos.

Son 225 envases de cartón tratado que lo convierte en impermeable, compostable y apto para calentar en el microondas, con una capacidad de 1.300 mililitros (1,3 litros) para llevarse la comida del plato a casa. Se trata de los envases que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) ha repartido en 37 establecimientos de la capital navarra y dos de Mutilva para llevar a cabo su prueba piloto de aprovechamiento alimentario, que dio el pistoletazo de salida el 9 de marzo. Bajo el lema Aquí no se tira nada... ¡llévate tus sobras!, los clientes que lo deseen pueden solicitar la comida sobrante.

Mientras la MCP estudia las conclusiones de la campaña, los hosteleros expresan su buena valoración. Tanto Miguel Jiménez como Arantxa -responsables de los bares Qwerty y Niza, respectivamente- la definen como “interesante”. Para ellos, que tiran “toneladas de comida en buen estado a la basura”, no ha supuesto esfuerzo ponerse manos a la obra: “Hace tiempo que empezamos a ofrecer tuppers para quienes lo solicitaban, pero eran de plástico”, explican. Sin embargo, es el cambio de material lo que hace la propuesta “más jugosa”: “Con los envases, nos repartieron tarjetas informativas. Al final, que pueda meterse en el microondas y que también se puedan compostar y reciclar en el contenedor marrón de materia orgánica llamativo, además de un avance”. Por su parte, Miguel, quien ha colaborado con otras campañas de la MCP, recalca su “sensibilidad”: “La Mancomunidad trabaja a escalas más grandes, y pruebas piloto como esta o la que intenta potenciar el consumo de agua del grifo para reducir la producción de residuos de envases se centran en detalles que sirven para dar pequeños pasos que avancen una gran labor”.

El objetivo de esta experiencia es disminuir la cantidad de comida en buen estado proveniente de la restauración que termina por convertirse en basura, así como trabajar la sensibilización de la ciudadanía y del personal de hostelería sobre la problemática despilfarro alimentario.

“Todavía no tenemos muchos datos sobre la prueba piloto. Estamos estudiando las conclusiones de forma detallada para incluir, hasta finales de marzo, las fechas coincidentes con la Semana del Pincho, el tiempo en Semana Santa y otras condiciones específicas del Casco Antiguo”, esclarecen desde la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. De esta manera, según los resultados de su análisis, valorarán la continuidad de la campaña y su extensión al resto de la comarca. “Estamos recogiendo también las sugerencias de mejora de los clientes, como que las cajas tengas asas para evitar la necesidad de utilizar bolsa y que se ofrezca más de un tamaño de envase”, concluyeron.

Esta acción se integra dentro de la campaña lanzada el pasado mayo junto al Gobierno de Navarra y el Consorcio de Residuos de Navarra para invitar a reciclar los residuos orgánicos bajo el lema ¿Marrones? Sí, gracias/Organikoak? Bai, mila esker.