certamen organizado por La Orden del Volatín

Tudela gana con los 4 ases de la menestra

diez localidades riberas compitieron por el honor de ser la mejor en cocinar este guiso

Un reportaje de Nieves Arigita - Miércoles, 2 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Foto de familia de todos los participantes con el jurado y los organizadores de la Orden del Volatín.

Foto de familia de todos los participantes con el jurado y los organizadores de la Orden del Volatín.

Galería Noticia

Foto de familia de todos los participantes con el jurado y los organizadores de la Orden del Volatín.

En una partida de póker culinaria en la que las estrategias entre fogones fueron tantas como participantes, el equipo de Tudela se sacó de la manga los cuatro ases que exigen los cánones de la menestra y se alzó con el primer premio en la final del Concurso comarcal de este guiso tradicional tudelano. Al tapete de competición de este certamen, La Orden del Volatín había convocado por primera vez en la historia de las Jornadas de la Verdura, a todas las localidades de la Ribera;y el presidente de la entidad, Rafael Remírez de Ganuza, no se cortó y lanzó un órdago: “El que gane, tendrá el honor de organizar el próximo año el certamen y hasta su pueblo iremos a arrebatarle de nuevo el título”. El guante estaba echado y las perolas echaban humo.

Lo cierto es que el jurado lo tuvo francamente difícil ante un nivel de competición de tanta calidad. Los diez equipos, algunos cocineros en solitario como Mari Carmen Baigorri (Ablitas), Chus San Martín (Arguedas) o Jesús Pérez (Cintruénigo), demostraron conocer a la perfección los cuatro productos que debe incluir sí o sí una menestra ribera que aspira a tal nombre: alcachofa, espárrago, guisante y haba. Partiendo de la base de la frescura de dichas verduras, el jurado analizó sabor, textura y presentación, buscando un equilibrio que, finalmente, encontró en la elaboración, casi multitudinaria, de la cuadrilla de amigos que se hace llamar Los Zuriteros. Marifé, Uxua, Marta, Mari Jose, Joaquín, Goyo y Marga celebraron la victoria como merece el premio de “tener el honor de haber cocinado la mejor menestra de la Ribera”, revalidando un título que, además, les valió una compensación en metálico de 300 euros. En segundo lugar, se clasificaron Bruno Rodríguez, Manuel Rodríguez y Maite Perales (Cascante), que se embolsaron 200 euros. Y en el tercer puesto, Tulebras se llevó el gato al agua gracias a la colaboración de Isabel, Blanca, Elena, Sagrario, Mari Carmen, Belén, Ana, Lali y el ayudante de lujo Álvaro.

los equipos y el jurado La final del Concurso de Menestras tudelanas de la Ribera, celebrado en la carpa instalada en el paseo del Queiles, congregó a un sorprendente número de personas que, tras las vallas habilitadas para el público, jaleó a los participantes y siguió con atención sus labores de emplatado y decoración, sin perder el buen humor y con una excelente complicidad ante la saludable competencia entre los equipos de Cortes (Bar El Royo), Fustiñana (Tere, Sagrario y Primi Andrés), Corella (José Segura, Vero y Santi), Arguedas (Chus San Martín), Tulebras, Cintruénigo (Jesús Pérez), Monteagudo (Conchita Jarauta, Alberto González, Pili Clavijo e Isabel Martínez), Ablitas (Mari Carmen Baigorri), Cascante y Tudela.

En cuanto al jurado, los encargados de emitir veredicto tras casi 20 minutos de pruebas a ciegas, fueron Cristina Mayor, miembro de la Cofradía de la borraja e investigadora en el Centro de Investigación y Tecnología Alimentaria de Aragón;Juan Jimeno, miembro de la Academia Navarra de Gastronomía y cocinero aficionado;Javier Navarro, Hortelano Popular 2017, y Eugenio Miramón, de La Orden del Volatín.

El concurso dejó, además de buen sabor a menestra, una ilustración certera de que “la verdura, por primera vez en las Jornadas de Exaltación, pertenece a toda la Ribera”, como afirmó Remírez de Ganuza.