Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Escondite lleva al escenario de la ENT su versión de ‘El rey tuerto’

La representación tendrá lugar este sábado a las 20.00 horas (10 euros)

Fernando F. Garayoa Oskar Montero - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Cuatro de los integrantes de la compañía, ayer en la presentación de la obra.

Cuatro de los integrantes de la compañía, ayer en la presentación de la obra.

Galería Noticia

  • Cuatro de los integrantes de la compañía, ayer en la presentación de la obra.

pamplona- El Escondite, compañía de teatro amateur radicada en Larrión, llevará este sábado hasta el escenario de la Escuela Navarra de Teatro su versión de la obra El rey tuerto,de Marc Crehuet.

La representación tendrá lugar a las 20.00 horas y el precio de las entradas es de 10 euros.

Los actores Carla Ruiz, Enrique Merino, Elisa Gómez y Raquel Ruiz, junto a la directora Beatriz Cornago, desgranaron ayer todos los detalles de este montaje.

Según explicó Carla, “El rey tuertoes un texto de Marc Crehuet que ha sido llevado al teatro y al cine por el propio autor. Decidimos hacer esta obra porque nos gustó mucho el tema, el lenguaje que tiene y el hecho de que se trata de una pieza más naturalista, mientras que nosotras estábamos más acostumbradas interpretar textos surrealistas o abstractos”. Carla Ruiz quiso hacer hincapié, respecto a su manera de afrontar el montaje, en que “hemos querido conservar el potente germen de violencia que propone el texto, pero sin que se perdiera el deje de comedia negra que tiene. Esta idea de humor negro ha sido una motivación muy importante a la hora de elegir el texto y un reto a la hora de materializarlo. No queríamos quedarnos solo en la comedia sino mantener la crítica social que atesora la obra”.

El hilo conductor del texto es “el control a diferentes niveles. Y por ello hemos remarcado algunos aspectos, como la relación entre las parejas, en una de las cuales se da un apunte de violencia sexista, ahondando así en ese control que existe tanto dentro de la pareja como en la sociedad civil, controlada por entes abstractos. Hay un momento en el que uno de los personajes hace referencia a un mundo controlado por las empresas, lo que a la directora le recordó a la tragedia griega, en el sentido de que el destino está dirigido por alguien o algo que nos sabemos identificar, como podían ser los dioses o en este momento las empresas. Un destino del que no podemos escapar”. Partiendo de la idea tragedia griega, El Escondite ha introducido en su versión un particular coro africano “que representa al pueblo”.

La música de dicho coro ha sido realizada por Ainhoa Carrera (también encargada de la coreografía) y Javier Poncela;María Araiz ha sido la directora del mismo.

Por su parte, la directora Beatriz Cornago recalcó que “nos ha parecido apropiado mezclar diferentes estilos de interpretación en la misma pieza. Así, hay personajes que interaccionan de una manera más naturalista, como las dos parejas, mientras que otros como la política o el coro se desarrollan por medio de otros códigos, como pantomimas corales o una interpretación más surrealistas. Y es que estos últimos parecen estar fuera de la realidad de los primeros, como si en ese mismo instante habitaran en dos mundos paralelos”.

Cornago apuntó también que “durante el proceso de montaje se ha prestado especial atención al espacio y al ritmo, y, como contrapunto con el contenido político-social de la obra, hemos hecho hincapié en que los personajes fueran ricos, bien dotados de matices ”. Un montaje que Carla Ruiz apostilló con una frase definitoria: “Es un obra de plena actualidad en la que los silencios dicen lo que no se quiere escuchar”.

la obra

Argumento. Sandra, tras tener un sueño revelador, decide visitar a Lidia, una vieja amiga que prepara una cena de reencuentro en su casa. Así conocerán a sus respectivos novios;Inazio, un documentalista social que perdió un ojo en una manifestación, y David, un policía antidisturbios. Aderenzando este encuentro aparece la política, que penetra a través de la televisión en los hogares de, y el pueblo, que padece el destino impuesto por los dioses del imperio de las multinacionales.

Escenografía y luces. Han sido obra de Jenifer Lumton y Josetxo Ruiz.

Herramientas de Contenido