Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la carta del día

Amabilización, improvisación...

Por Jesús M. Zúñiga Robles - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Todas las mañanas, hacia mediodía, doy un paseo por la zona recientemente amabilizada, comenzando por la plaza del Castillo, que ya fue objeto de una anterior amabilización y que ofrece un aspecto verdaderamente desangelado y triste, para continuar por el paseo de Sarasate, que ahora parece el patio trasero de una ciudad deshabitada, y continuando por Navas de Tolosa y Taconera, con el mismo aire de tristeza, con menos peatones que antes, con un carril bici desproporcionado y, como de costumbre, mal diseñado y con las bicicletas que siguen invadiendo igual que antes de forma temeraria el espacio peatonal en la acera.

La circulación y el aparcamiento que había antes en el paseo de Sarasate no molestaba a nadie. Bastaba con ampliar un poco la acera del lado sur, manteniendo el estacionamiento en línea, y dejar el lado norte como estaba, ya que la acera es más que suficiente.

En cuanto a Navas de Tolosa y Taconera, la intervención ha sido excesiva. Está bien que se hayan ampliado las aceras en el lado del Parlamento, pero en el otro no era necesario. Y se ha vuelto a cometer el error de siempre, que es no tener en cuenta que ambas calles forman parte de uno de los ejes viarios principales de la ciudad en su conjunto, que es el formado por la avenida de Zaragoza, Yanguas y Miranda, Taconera y avenida de Guipúzcoa, eje que sin tener un volumen de tráfico exagerado, comunicaba y distribuía perfectamente el generado por uno de los más importantes accesos a la ciudad desde su parte norte, que es el que accedía al centro por la cuesta de Taconera, y que además es uno de los accesos más monumentales desde el punto de vista turístico como es el Portal Nuevo, y al que no puede sustituir la cuesta de la Reina. Y para colmo de improvisación y descoordinación, en la glorieta de acceso a ambas cuestas los indicadores siguen indicando centro ciudad hacia el citado Portal Nuevo. Y bajando por la cuesta de la Reina se indica también Estación de autobuses hacia el repetido portal. Y en Conde Oliveto, delante de la antigua estación de autobuses, indica Estación Renfehacia la derecha, hacia Yanguas y Miranda... Prueben en coche a seguir esas indicaciones y luego me cuentan... y no son los únicos casos.

En mi opinión debe volver a permitirse todo el tráfico en ese eje, con las líneas de autobuses urbanos tal como han quedado ahora, pero retranqueando en algunos casos las paradas, y manteniendo la doble dirección para todos los vehículos, incluso en la parte inicial de Yanguas y Miranda, aunque también podría utilizarse la calle Padre Moret, como piden los comerciantes, incluso con acceso por Chinchilla, que es más ancha que la que se usaba antes.

¿Y a qué viene ese horario de zona roja a partir de las 09.30, diferente del de la zona azul 08.30? Ganas de complicarlo todo. Están consiguiendo que acercarse en coche a esa zona y al casco viejo sea un verdadero laberinto. Si además la señalización es dudosa o te indica itinerarios que ya no existen, pobres de quienes nos visiten en coche...

¿Y por qué los vecinos de una zona del Ensanche tienen derecho a zona de estacionamiento reservado a residentes y otros no?

Y para finalizar, voy a permitirme darle al señor Cuenca unas pocas variantes de amabilización que podría emprender:

-Amabilizar la plaza del Castillo, quitando esas bandas de adoquines tan incómodas y cambiando el actual arbolado enfermo y raquítico por otro, por ejemplo de hoja perenne.

-Amabilizar las calles Amaya y Paulino Caballero, que sufren el caos que supuso la peatonalización de Carlos III.

-Amabilizar las aceras, prohibiendo de una vez por todas la circulación de bicicletas por ellas. Me da mucho más miedo ser atropellado por una bici que invade mi espacio a traición, que sale por detrás sin avisar o cuando salgo del portal, que los coches con los cuales ya sé a qué atenerme.

-Amabilizar el tráfico rodado con diseños o actuaciones más inteligentes que llenar las calzadas de obstáculos, cojines berlineses, lomos de asno, pasos elevados...

Y si las amabilizaciones consisten únicamente en suprimir coches, podría probar a cerrar la fábrica de Landaben y sustituirla por otra de bicicletas... Tenemos una de las más importantes fábricas de automóviles, de la que dependen no pocos empleos, y luego odiamos lo que fabricamos. Hay que tener mucho cuidado con estas amabilizaciones o peatonalizaciones. Hay que procurar mantener el equilibrio sin exagerar. No es tan difícil.

Seguramente podrá encontrar muchos más ejemplos en los que poner a prueba su dichosa amabilización sin necesidad de convertir la ciudad en un laberinto incómodo y triste que causa no pocos perjuicios a terceros.

El autor es funcionario jubilado

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia