Estella percibirá 461 euros por la concesión de la zona azul en 2017

Los ingresos para las arcas municipales llegaron a ser hasta de 90.000 euros anuales

R. Usúa - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Estacionamiento en el solar situado junto al paseo de La Inmaculada.

Estacionamiento en el solar situado junto al paseo de La Inmaculada. (R.USÚA)

Galería Noticia

Estacionamiento en el solar situado junto al paseo de La Inmaculada.

estella-lizarra- El Ayuntamiento de Estella-Lizarra debatirá en el pleno ordinario que se celebra esta tarde la aprobación de la liquidación de las cuentas del servicio conocido como Zona Azul correspondiente a los años 2016 y 2017. El sistema, además de la regulación y ordenación del estacionamiento de vehículos en las vía pública, también incluye la grúa (inmovilización y retirada de vehículos) y el mantenimiento de los bolardos móviles. Desde su puesta en marcha en el año 1999, la concesión corresponde a la empresa Dornier.

Según las conclusiones que la empresa ha trasladado al Consistorio, el año 2016 terminó con un resultado de explotación negativo al repercutirse amortizaciones de maquinaria, mientras que en el año 2017 concluyó con un beneficio de apenas 461,53 euros, que será la cantidad a percibir por las arcas municipales según establece el condicionado. Cabe recordar que a finales de 2016 el Ayuntamiento ya inició un procedimiento para reclamar a la empresa casi 64.000 euros al entender que había un error de cálculo que había perjudicado a los intereses municipales años atrás.

En cualquier caso, está claro que los ingresos por la conocida como Zona Azul se han desplomado en los últimos años por diversas circunstancias, como la rebaja de 300 plazas a unas 190 actualmente, la aparición posterior del parking subterráneo de pago, etc. En los buenos tiempos el Consistorio llegó a ingresar hasta 90.000 euros anuales entre el canon fijo y el variable, cifra que se fue reduciendo poco a poco hasta llegar a esos apenas 461 euros del año 2017.

Esta cifra se conoce además en un momento en el que el equipo de gobierno debate otras fórmulas para el estacionamiento de pago -barajando incluso la gestión directa-, después de numerosas prórrogas con la empresa Dornier. Además, ya se ha anunciado la sustitución de los bolardos móviles por un sistema de cámaras en el casco viejo de la ciudad a implantar en próximos meses.