en busca de la ansiada pluralidad informativa

Periodistas de RTVE se tiñen de negro contra el bloqueo del PP

D.N. - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 10:45h

Trabajadores y trabajadoras de TVE en Navarra, de negro y con carteles con la leyenda #SOSRTVE

Trabajadores y trabajadoras de TVE en Navarra, de negro y con carteles con la leyenda #SOSRTVE (Marian Garcia Roncal ‏ @marianaoron)

Galería Noticia

Trabajadores y trabajadoras de TVE en Navarra, de negro y con carteles con la leyenda #SOSRTVE

PAMPLONA. Pese al acuerdo alcanzado por PSOE, Podemos y Ciudadanos, el PP sigue abogando por el bloqueo para mantener a José Antonio Sánchez al frente de TVE el máximo tiempo posible. Como protesta por la situación, los trabajadores de TVE han decidido este viernes vestir de negro a modo de crítica.

Decenas de periodistas, como los de la delegación del ente público en Navarra, exigen al PP y a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que dejen de marear la perdiz y pongan ya en marcha el procedimiento para elegir un nuevo Consejo de Administración que garantice la tan ansiada pluralidad informativa.

La Mesa del Congreso, con los votos de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, hizo suyo el concurso público diseñado por la oposición para renovar el Consejo de RTVE, pero su puesta en marcha ha quedado en el aire a la espera de una serie de informes jurídicos que están pendientes en esta Cámara y en el Senado.

El acuerdo que alcanzaron en su día el PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos para regular ese concurso público ya se analizó el 26 de abril en una reunión conjunta de casi dos horas de las Mesas del Congreso y del Senado, donde se pusieron de manifiesto las diferencias entre los grupos y entre las Cámaras.

Por un lado, la Mesa del Senado, dominada por el PP, pidió un informe jurídico para determinar si las bases de ese concurso cumplen con la legalidad, mientras que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, encargó otro para saber cómo actuar en caso de que una Cámara decida lo contrario que la otra.

FALTAN GARANTÍAS, DICE PASTOR La presidenta ya expuso entonces sus reparos al concurso tal y como está diseñado, pues considera que hay una amplia serie de deficiencias legales en torno al detalle de los requisitos de los candidatos y de los expertos encargados de la selección, los baremos para proceder a su elección o descarte, o la ausencia de un procedimiento de impugnación.

Este jueves, la oposición ha insistido en la necesidad de que la Mesa del Congreso acepte el pacto del concurso público y se ha procedido a la votación: los seis miembros del PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos han apoyado su aprobación y las tres del PP, incluyendo a la presidenta, se han negado a participar en la votación manteniendo sus dudas legales.

El paso siguiente debería ser publicar el concurso y abrir los plazos para recibir aspirantes, pero eso no se ha producido, sino que la Mesa del Congreso, esta vez con acuerdo de todos, ha encargado a los servicios jurídicos de la Cámara un informe sobre los puntos que suscitan las dudas legales del PP.

Se trata de averiguar si cumple o no con las garantías que exige un proceso de concurso público, si existen o no conceptos imprecisos en el establecimiento de los requisitos, y si da o no excesiva discrecionalidad a ese Comité de Expertos, entre otras cuestiones.

Cuando la Mesa del Congreso tenga esos informes, cuya presentación se ha pedido "a la mayor brevedad posible", deberá volver a discutir el concurso y decidir si se acepta tal y como lo pactó la oposición o si hay que modificarlo.

Si los letrados, al igual que la presidenta, aprecian falta de garantías en el concurso público diseñado por la oposición, el proceso podría alargarse más tiempo e incluso bloquearse si, como parece, el Congreso y el Senado acaban votando cosas distintas dada sus diferentes mayorías políticas.

MESES DE ESPERA Tras la aprobación de la reforma de la ley de RTVE en septiembre de 2017, los partidos no se pudieron de acuerdo sobre cómo desarrollar el concurso público. El proceso se bloqueó en diciembre, cuando se terminó el plazo estipulado por la nueva ley para elaborar el reglamento, y no fue hasta marzo cuando la oposición acordó ese diseño que ahora está en el aire.

El PP nunca se ha mostrado dispuesto modificar ya la cúpula de la Corporación, mientras PSOE y Podemos apostaron, en un principio, por una renovación inmediata, dejando el concurso público para una segunda elección. Ciudadanos se ha mantenido en el concurso público como única vía.