Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La lucha o la vida

Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Galería Noticia

NARRATIVA

LA GUERRA DEL 58

Autor: Alfonso Etxegarai.

Editorial:Txalaparta, 2017.

Páginas:104.

biografía

‘La guerra del 58’ es el nombre elegido por Alfonso Etxegarai para contarnos, charlando con su propia sombra, las desventajas de un revolucionario.

Nos hallamos en plena era de ‘noticias falsas’ y Tobón, sin embargo, apela al buen sentido de lo

BAIGORRI. UN VASCO EN LA GUERRILLA COLOMBIANA

Autor: Marco Tobón.

Editorial: Txalaparta, 2017.

Páginas: 284.

el mes de noviembre del pasado año, el sello navarro Txalaparta presentó una serie de textos narrativos de clara índole política pero también dotados de una base histórica evidente, virtud de dos libros que permiten conocer figuras (casi) olvidadas de la lucha por la libertad en tierras exóticas marcadas por la injusticia. La guerra del 58 es el nombre elegido por Alfonso Etxegarai para contarnos, charlando con su propia sombra, las desventajas de un revolucionario, de un luchador, lejos de casa. Joseba Sarrionandia recuerda, en su prólogo, que el autor, “joven rebelde contra poderes y valores impuestos como inmutables, creía que podría cambiar la historia, siguiendo así la estela de los gudaris de la guerra civil, la de los djounoud argelinos o rebeldes cubanos, los voluntarios irlandeses o los resistentes vietnamitas”.

A otra cosa, mariposa (herida): Marco Tobón, donde Etxegarai roza la autobiografía, compone, ahora mismo, la biografía de Pedro Baigorri, cocinero de las tropas de Fidel Castro y el Che y compañero de fatigas de ellos y de muchos otros en el Caribe igualmente revolucionario. Adelante: el libro Baigorri. Un vasco en la guerrilla colombiana es, según su propio autor, “la historia de una generación consecuente al confrontar la dimensión de nuestro propio vacío, que le plantó cara a la mansedumbre y enfrentó el destino aun sabiendo que podría ser derrotada”. La sinceridad de Etxegarai al enfrentarse a sus miedos y a sus errores y el trabajo de documentación desplegado por Marco Tobón, quien reconoce que fueron varios “los caminos transitados que me llevaron a escribir esta historia” y que, en medio del andar, “aparecieron muchas personas que con su solidaridad, su confianza y terquedad, hicieron posible su escritura final”, son los principales atractivos de dos testimonios que impiden al lector interesado en estos menesteres arrojar al pozo del olvido generaciones de luchadores por la libertad que se jugaron la vida en el embrollo y, muchas veces, la perdieron.

El tamaño del producto, por otro lado, resulta esencial para hacerse con las riendas de su lectura: Etxegarai hace todo cuanto está en su mano para no aburrir en ningún momento a lo largo de las páginas de lo que son, en definitiva, unas crónicas del dolor y la satisfacción del esfuerzo bien hecho que se leen sin apenas llegar a ser consciente de ello, pues sus siete capítulos son breves y carentes de todo tipo de petulancia, como no podía ser de otra manera en cuestiones tan peliagudas como las que nos ocupan;Tobón, al hacerse cargo de la historia de Pedro Baigorri y de todos cuantos vivieron con él durante los años elegidos, se muestra convincente cuando reconoce que lo “más asombroso, bello y peligroso en la vida de una persona es cuando logra tomar conciencia del mundo al que fue arrojado”. ¿Qué evitamos tras dichas lecturas? El cinismo de quienes hablan por hablar, de quienes hablan en nombre de otro más poderoso: estos dos narradores y otros como ellos buscan la verdad. Por encima de todo.

Nos hallamos en plena era de noticias falsasy Tobón, sin embargo, apela al buen sentido de los actores del drama, de un drama bien real: “Muchas veces, cuando invocamos a los testigos de la historia, se agolpan con intermitencia visiones inconclusas cargadas de reservas y discreción”. Y no, por ello, deja de buscar la verdad, la verdad oculta, ya que no importan “las nuevas circunstancias políticas y militares, ni los filtros interiores del recuerdo, la voz de la memoria llegaba del pasado arrastrando consigo prevenciones y cuidados de otros tiempos”.

Herramientas de Contenido