Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Torturado y envenenado, la muerte de Cipriano Martos

AGONIZÓ DURANTE 21 DÍAS EN UN HOSPITAL SIN QUE NADIE AVISARA A SU FAMILIA Y FUE ENTERRADO EN UNA FOSA COMÚN. | Un libro evoca la vida del antifranquista al que obligaron a tragar un cóctel molotov

Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El militante del Partido Comunista y del FRAP Cipriano Martos.

El militante del Partido Comunista y del FRAP Cipriano Martos. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

El militante del Partido Comunista y del FRAP Cipriano Martos.Lápida de Martos en la fosa común donde fue enterrado.
“Puig Antich es un símbolo de la barbarie franquista mientras que con Martos todo quedó silenciado”

el suyo es un relato de represión, violencia y ocultación por parte del franquismo. El periodista Roger Mateos ha publicado el libro Caso Cipriano Martos (Anagrama), en el que reconstruye la historia de un militante antifranquista muerto en 1973 tras haber ingerido un cóctel molotov en el transcurso de un interrogatorio en el cuartel de la Guardia Civil en Reus (Tarragona).

En contraste con el escándalo internacional suscitado por el caso Puig Antich, que estalló casi al mismo tiempo, la muerte de Martos, militante del Partido Comunista de España (marxista-leninista) y del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), pasó prácticamente desapercibida ante el interés de las autoridades franquistas por silenciar el asunto, según reconstruye el libro.

La familia no fue avisada ni de la detención, el 25 de agosto de 1973, ni de las tres semanas que permaneció hospitalizado -con el tubo digestivo corroído por los efectos del ácido sulfúrico ingerido- hasta el día de su muerte, el 17 de septiembre.

Cuando su madre y dos de sus hermanos viajaron precipitadamente de Huétor Tájar (Granada) a Reus al ser alertados del fallecimiento de Martos, los agentes que hacían guardia en el Hospital de Sant Joan les impidieron ver el cadáver, que acabó siendo arrojado sin su permiso a una fosa del cementerio reusense, según relata el autor a partir del testimonio de los familiares de la víctima.

Para reconstruir los hechos, Mateos, periodista de la Agencia Efe en Barcelona, recupera documentos incluidos en el sumario del caso y aporta una cincuentena de testimonios de familiares, amigos, excompañeros de partido y personal médico que lo atendió.

Roger Mateos

Autor del libro ‘Caso Cipriano Martos’

En cambio, nunca ha llegado a haber una explicación oficial de lo ocurrido, porque el régimen franquista trató de “silenciar” el caso, según indica Mateos.

Nacido en Huétor Tájar (Granada) en 1942 en el seno de una familia de campesinos pobres, Cipriano Martos había emigrado a Sabadell (Barcelona) a finales de los años sesenta, y fue allí donde ingresó en las filas del PCE (ml), una escisión maoísta del PCE.

Tras esquivar varias ‘caídas’ de militantes de su misma célula en Sabadell a raíz de un chapucero asalto a una armería, Martos fue reubicado al aparato de propaganda del partido en Barcelona, hasta que en marzo de 1973 el partido lo destinó a Reus. En una misión de agitación y propaganda, Martos se desplazó junto a otros dos compañeros hasta Igualada (Barcelona) para realizar un reparto de panfletos a las puertas de una fábrica. No contaban con que un confidente presenciaría la escena y apuntaría la matrícula del coche en el que habían viajado desde Reus, explica el libro. Ese fue el hilo del que tiró la Guardia Civil para detener primero al propietario del coche y, después, al propio Martos.

El libro se propone reconstruir esas horas de encierro hasta la ingesta de ácido sulfúrico, a partir de voces que puedan despejar la duda de si Martos se bebió el cáustico voluntariamente, como dice la versión oficiosa que circuló tras su muerte, o si fue torturado y obligado a tragar el veneno dentro del cuartel. En paralelo, Mateos rescata el testimonio de otros detenidos por esas mismas fechas en La Selva del Camp (Tarragona), localidad vecina a Reus, que pese a no tener conexión con Martos y su célula relatan cómo fueron víctimas de palizas y torturas en ese cuartel.

Tras incorporar en 2014 este caso a la macroquerella por crímenes del franquismo presentada ante la justicia argentina, Antonio Martos, hermano de la víctima, pudo denunciar por primera vez la muerte de Cipriano ante un juzgado español.

Fue el 30 de agosto de 2016 cuando acudió a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 4 de Sabadell, a requerimiento de la jueza argentina María Romilda Servini de Cubría, que instruye la causa por crímenes de genocidio y lesa humanidad cometidos durante el franquismo. - D.N.

Más sobre España

ir a España »