Un escaparate de trabajo e inclusión

un grupo de personas en riesgo de exclusión, parados y con discapacidad unen fuerzas contra los prejuicios

Un reportaje y fotografía de Julen Azcona - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los creadores del escaparate en el comercio Equivalenza de Estella, junto a miembros de Gaztelan y Cocemfe.

Los creadores del escaparate en el comercio Equivalenza de Estella, junto a miembros de Gaztelan y Cocemfe. (JULEN AZCONA)

Galería Noticia

Los creadores del escaparate en el comercio Equivalenza de Estella, junto a miembros de Gaztelan y Cocemfe.

El número6 de la calle del Comercio de Estella-Lizarra se ha convertido desde ayer en una exhibición de la valía y la motivación de tres de los colectivos sociales que más complicado lo tienen para encontrar empleo. Una veintena de hombres y mujeres de la Merindad que sufren riesgo de exclusión social, paro de larga duración o discapacidad se reunieron, en pleno día de mercado, ante la perfumería Equivalenza para rediseñar su escaparate.

El objetivo, poner en práctica y visibilizar ante la ciudad del Ega todas las capacidades adquiridas en el curso de Atención a la clientela y Gestión de caja, impartido por las entidades Cocemfe Navarra y Gaztelan, en colaboración con el Servicio Navarro de Empleo.

En concreto, el grupo quiso aplicar al negocio regentado por Iban Arbizu los conocimientos que trabajaron en un módulo de Marketing, a través del cual además pudieron visitar diferentes establecimientos de Estella-Lizarra para hacer preguntas a sus gerentes y valorar sus modelos de trabajo.

“El empleo es clave para la integración”, explicaron los organizadores. “Este se trata de un primer empujón en el mundo laboral para personas que lo tienen difícil para encontrar trabajo, y centrado en un sector pujante en la localidad como es el comercio, en unos meses en los que suelen incrementarse las contrataciones”.

valores socialesAsun Larrión, orientadora laboral de Cocemfe, aseguró que “es la primera vez que hacemos una iniciativa de estas características en Estella”. Por su parte, Isabel Rico, profesora colaboradora de Gaztelan, aseguró que ha sido una experiencia “muy positiva. Ellos están muy motivados y gracias a nuestra formación se ven muy válidos”. La docente calificó de “todo un logro” que los participantes “puedan hacer ver lo que han aprendido de esta manera”.

En su recorrido por los establecimientos de la ciudad, en el que los miembros del curso aprovecharon para mostrar sus currículum, conectaron con la tienda de Arbizu y le propusieron colaborar. La única condición del comerciante fue aprovechar las fechas para crear algo relacionado con el Día de la Madre. “Estoy encantado, sobre todo porque es por aprender”, afirmó el gerente de Equivalenza. El propio Arbizu viene de hacer un curso con Rico y antes de ser emprendedor realizó un grado de carrocería.

Uno de los participantes en la creación del escaparate es Majid Naceur, que destacó, satisfecho, la “buena experiencia” que ha supuesto para él realizar el taller. “Al principio fue duro por el idioma pero el ambiente es muy bueno y he aprendido mucho”, aseguró. Naceur, que es natural de Marruecos y lleva diez años en el Estado y seis meses en Estella, lo tiene claro: “La mejor forma de incorporarse a una ciudad nueva es haciendo un curso como este”.

Además de formarse en escaparatismo, gestión de caja o atención al cliente, los participantes han podido aprender técnicas de comunicación y presentación a la hora de realizar entrevistas de trabajo. El siguiente punto del taller, que arrancó en febrero y se prolongará hasta el 3 de junio, será la digitalización. Los participantes aprenderán a desenvolverse por internet, creándose perfiles digitales y conociendo las nuevas estrategias para encontrar empleo.