La charla

El gran capitán

Por Álvaro Meoqui - Sábado, 5 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

H ace ya unos cuantos años, siendo míster del CD Idoya, estábamos jugando un San Juan - Idoya en el barrio pamplonés. Hicimos un partidazo y nos llevamos la victoria, pero eso es lo menos importante ahora. Al acabar el partido y cuando iba a retirarme hacia el túnel de vestuarios vino un señor de avanzada edad y me dijo: “Ese 10 tuyo es lo más elegante que jamás he visto en este campo”. A lo que yo, con una sonrisa de oreja de oreja, le contesté muy gustosamente…: “Yo también, y en todos los campos que juega”. El señor sonrió más suave que yo, asintió con su cabeza y se marchó con paso lento.

Ese 10 con el que aquel señor había disfrutado durante 90 minutos hoy va a poner un clavo en su casa donde colgarán las botas más brillantes que la Tercera navarra ha dado en muchos años. Eneko Viana Arzoz, el Gran Capitán del Idoya, jugará su último partido en Oteiza, su pueblo, que le adora y no le faltan motivos.

Cualquiera que haya visto jugar a Eneko aunque solo haya sido durante unos minutos tendrá un adjetivo perfecto para él como jugador y, si lo conocen en persona, estoy seguro que ese mismo adjetivo se le podría poner también. Hagan la prueba. A mí no me hace falta pensar, me quedo con el que dijo aquel señor de San Juan.

Estas letras que luego firmaré yo, me tomo la licencia de escribirlas con la pluma de todo el fútbol navarro que estoy seguro hoy dará su último aplauso a ese Gran Capitán.

En Oteiza, hoy curiosamente son fiestas txikis. Conozco muy bien ese pueblo y estoy seguro que si no hubieran sido fiestas, las hubieran celebrado igual. La gente que le vio nacer, la gente de sus generaciones y los más pequeños del pueblo saben que el clavo ya está puesto y su Príncipe dice adiós a Iturtxipia. Muchas sonrisas y seguro también muchas lágrimas correrán hoy por esa banda cuando vean a ese 10 tan elegante como siempre.

Se acaba esta carta y ya no te digo nada más, Eneko. Lo demás se lo digo a mi madre… Mamá, yo entrené a Eneko Viana.

El autor es técnico deportivo superior