Práctica que Irache pide apoyar

Los jóvenes, quienes más alquilan vivienda

EFE - Sábado, 5 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 13:29h

Bloque de edificios de Lezkairu.

Bloque de edificios de Lezkairu. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Bloque de edificios de Lezkairu.

Pamplona. Los ciudadanos menores de 30 años son los que en mayor medida optan por el alquiler para vivir -33 %-, una opción que con los años va dejando sitio a la compra de un inmueble -porcentajes superiores al 75 % en los mayores de 30 años- y que la Asociación de Consumidores Irache pide fomentar e incentivar.

Así lo indica una encuesta encargada por Irache, que revela que los menores de 30 años optan por el alquiler en igual medida que por la compra de segunda mano -33 % ambas opciones-, mientras que la compra de vivienda nueva es una opción minoritaria -17 %-.

Sin embargo, de los 30 a los 45 años ya son el 30 % los que eligen como prioridad la compra de vivienda nueva, la de segunda mano sube hasta el 50 % y el alquiler baja trece puntos, hasta el 20 %. A partir de los 45 años, la opción del alquiler ya no se contempla entre los encuestados.

A la vista de los datos, desde Irache creen necesario facilitar el acceso a la vivienda a todos los que desean acceder a ella y piden promover los alquileres económicos para los que tienen menos ingresos;si su economía va mejorando poco a poco, y si así lo desean, habría que posibilitar el acceso a la compra de una vivienda en propiedad.

Para ello, entre otras medidas se podrían tomar las de impulsar arrendamientos con rentas más accesibles para que las personas puedan acceder a viviendas en alquiler, siempre en función de sus ingresos, sin que este pago les impida hacer frente a otros cargos básicos para llevar una vida digna.

Si por otro lado, se viese que la realidad inmobiliaria no ofrece pisos a la venta o alquiler a un precio accesible para los ingresos medios de los ciudadanos, piden fomentar desde la Administración la puesta en el mercado de viviendas y alquileres a precios razonables para las posibilidades de estas personas.

Para Irache es necesario dotar de flexibilidad el mercado inmobiliario, de tal manera que las viviendas se puedan adecuar a las necesidades reales de la familia en cada momento. En este sentido, habría que trabajar por reducir los trámites y dificultades para facilitar un cambio de vivienda por el nacimiento de hijos, o cuidado de familiares mayores, por ejemplo.

Del mismo modo, también debería facilitarse el cambio de vivienda, si mejoran las circunstancias económicas;y promover un alquiler con opción a compra que permita que el pago de las rentas puedan servir en un futuro para adquirir la casa en propiedad.

Esta medida estaría dirigida sobre todo a permitir que los jóvenes accedan a una vivienda en alquiler sin que esto les suponga una merma en sus ahorros para la posterior compra de una vivienda, cuando su nivel de ingresos lo permitan.

Por otro lado, las mismas fuentes advierten de que si una persona ya se ha decidido a adquirir una vivienda, conviene, en primer lugar, comparar ofertas, acudir a diferentes bancos y solicitar el préstamo. A partir de ahí estudiar las condiciones que les ofrecen y negociar una mejora, hasta optar por la mejor oferta que tenga.

"Parece que en el momento actual los bancos han abierto algo la mano y ofrecen alguna facilidad más a la hora de conceder préstamos hipotecarios, con intereses variables que no alcanzan el Euribor más un punto y plazos en muchos casos que alcanzan los 30 años", constata Irache.

En cualquier caso, antes de aceptar, hay que saber qué porcentaje del coste de la vivienda le va a conceder el banco. y en función de ello, saber si se cuenta con los ahorros necesarios o de qué manera se pagará lo que queda del precio total.

Es igualmente importante entender la importancia y las consecuencias de incluir avalistas en el préstamo. También es recomendable fijarse en los productos o seguros vinculados y calibrar el coste que me van a suponer frente a la bonificación que dan.