El Museo de Navarra renovará por completo su propuesta expositiva

También se intervendrá en la fachada, que se limpiará y se dotará de elementos gráficos para darle visibilidad

Ana Oliveira Lizarribar Unai Beroiz - Sábado, 5 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Susana Irigaray, Ana Herrera y Mercedes Jover, ayer ante la fachada del Museo de Navarra.

Susana Irigaray, Ana Herrera y Mercedes Jover, ayer ante la fachada del Museo de Navarra.

Galería Noticia

Susana Irigaray, Ana Herrera y Mercedes Jover, ayer ante la fachada del Museo de Navarra.
“Debe ser un sitio donde no solo se expongan obras, sino donde también pasen cosas” “Queremos cambiar la experiencia de la visita;que no consista solo en mirar paredes”

pamplona- Todo el arte es contemporáneo. Es el título del proyecto que ha elaborado el equipo del Servicio de Museos del Gobierno de Navarra para acometer una profunda renovación de la exposición permanente y la programación cultural del Museo de Navarra. Una propuesta que se llevará a cabo durante este año, con la remodelación de las salas dedicadas al arte de los siglos XIX y XX, así como en 2019 y en 2020, y que cambiará por completo el recorrido tradicional de las visitas establecido hasta la fecha, rompiendo con el discurso cronológico, con el fin último de fidelizar a los espectadores asiduos a este espacio y captar nuevos públicos. En este intento también se abrirán nuevas salas, como la Capilla, para llevar a cabo exposiciones e iniciativas curatoriales de creadores vivos. También en 2018 se renovará parte del edificio, concretamente la fachada, que se limpiará, resaltando el nombre tallado en la piedra, además de acondicionar el acceso con unas nuevas puertas en las que se incorporará el logotipo en bilingüe. La portada incorporará, asimismo, una banderola de grandes dimensiones que indicará las actividades que en ese momento hay en el interior y que pretende abundar en la idea de dar más visibilidad al inmueble en su entorno urbano.

Estos son los principales cambios que el Ejecutivo foral anunció ayer en una rueda de prensa en la que participaron la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, acompañada de la directora del Servicio de Museos, Susana Irigaray. Herrera señaló que este proyecto responde a la “necesidad” de todas las entidades museísticas de “repensar su función y adaptarse a los nuevos comportamientos de la sociedad y a sus hábitos de consumo cultural”. En este proceso de cambio, el Museo de Navarra ha abordado una reflexión “que le ha llevado a replantearse su relación con la ciudadanía más cercana, con el patrimonio de cultural la Comunidad Foral y con la creación artística navarra”. En palabras de la consejera, con el proyecto de renovación, el Museo de Navarra “aspira a presentarse como un equipamiento atractivo para el público navarro y foráneo, nacional e internacional, con un catálogo de contenidos basado en el patrimonio, en la creación, en la mediación y en la educación”. En ese sentido, los objetivos que persigue esta profunda renovación son: “ser un centro de referencia del patrimonio cultural de Navarra”;convertirse en “un museo participativo y en red en el que estén presentes los principales agentes culturales y artísticos” y “mejorar su edificio con criterios de sostenibilidad, accesibilidad e inclusión”. Todo esto, según Herrera, permitirá a esta dotación “una mejor conservación de sus colecciones”, un “buen ambiente de trabajo”, “proporcionar servicios culturales de calidad a la ciudadanía” y que la experiencia de la visita sea “confortable y enriquecedora”.

En estos tiempos, el Museo de Navarra debe ofrecer una exposición permanente “atractiva y estimulante que atraiga el interés de los públicos y proporcione una experiencia vivencial intelectual y sensible”, en opinión de Herrera, que insistió en que la entidad debe convertirse en “un espacio de diálogo en el que no solo se exponen obras, sino donde también suceden cosas”;con una programación cultural coherente y complementaria de las exposiciones, pero que también atienda las necesidades patrimoniales, artísticas y sociales de la comunidad en la que se inscribe”.

obras en la portadaPara acometer todos los propósitos citados por la consejera, se han diseñado tres estrategias con acciones referidas a tres ámbitos: la intervención física en el edificio;los cambios en el diseño museográfico y, por último, la programación cultural. La explicación detallada de las tres líneas de trabajo correspondió a la directora del Servicio de Museos, Susana Irigaray, que recordó las reformas que ya se realizaron a finales del año pasado en el vestíbulo “para crear un auténtico espacio de acogida y corregir deficiencias acústicas y de confort”, y que incluyeron la instalación de WiFi libre en la planta baja, la biblioteca, y la 3ª y la 4ª planta.

En cuanto a los trabajos de la fachada, el proyecto lo ha diseñado el arquitecto Luis Tena y ahora está en fase de licitación por un importe máximo de 125.000 euros. Las obras comenzarán seguramente en el mes de julio y finalizarán para finales de septiembre y consistirán en la limpieza de la fachada, con el subrayado en dorado del nombre Museo de Navarra, y en la instalación -en el lateral izquierdo- de una banderola en color que se irá cambiando en función de las distintas programaciones. Se sustituirán las actuales puertas de madera por otras revestidas de paneles metálicos que acogerán el logo en bilingüe (euskera/castellano) y dentro irá otra cancela acristalada para solucionar problemas de climatización. La meta de estas mejoras es acentuar “la visibilidad” del inmueble en su entorno y “hacerlo más permeable hacia el exterior”.

ana herrera

Consejera de Cultura del Gobierno foral

susana irigaray

Directora del Servicio de Museos

romper el orden cronológicoAl margen de los cambios físicos, la renovación más “ambiciosa” tiene que ver con los contenidos, con la exposición permanente, que, salvo en el caso de la sala de Prehistoria, no ha cambiado desde la apertura del Museo de Navarra, en 1990. Con el siguiente calendario: este año se acondicionarán las salas dedicadas a los siglos XIX y XX, ubicadas en parte de la tercera planta y en el cuarto piso completo;en 2019 se abrirá una nueva sala dedicada a la moneda acuñada en Navarra y se reordenará la colección sobre el arte de la época moderna, y en 2020 se renovarán las salas de romanización. Los cambios se apoyarán en la idea de que todo el arte es contemporáneo, “porque entendemos que los artistas siempre plantean las grandes cuestiones que afectan a la sociedad de cada momento”.

Todos los espacios se repintarán, las obras cambiarán de lugar y se habilitarán nuevos recorridos partiendo de una premisa, “romper el discurso cronológico”, de manera que la visita sea más transversal, incluso temática, en función de lo que cada cual decida. Y es que, el discurso tradicional, cronológico, “facilita el entendimiento, pero también constriñe y presenta a las obras y a los artistas como departamentos estancos, y nosotros queremos poner en diálogo obras de distintas épocas” y, de este modo, “mostrar cuál ha sido la evolución de la sociedad navarra de los siglos XIX y XX”, indicó Irigaray, que insistió: “Queremos cambiar la experiencia de la visita, que no sea solo mirar paredes”. Se trata, en definitiva, de ofrecer “nuevas lecturas”, a lo que contribuirá el proyecto de mediación y explicación de las salas y las exposiciones que se ha ideado en colaboración con el grupo de investigación Edarte de la UPNA.

La responsable del Servicio de Museos subrayó que también se hará “hincapié” en el papel de la mujer artista que “o bien abandona su profesión para ocupar el papel de madre o esposa que la sociedad le demanda o vive en un segundo plano, oculta tras la producción o el trabajo de su marido, con frecuencia también artista”.

arte navarro vivoJunto a la propuesta fija de la exposición permanente revisada, que albergará 50 obras, en paralelo se impulsará una propuesta dinámica, con exposiciones temporales de artistas vivos en nuevos espacios como la Capilla, donde, desde este año, artistas presentes en la colección del Museo de Navarra podrán desarrollar un proyecto. Asimismo, la sala 3.8 se convertirá en un espacio versátil para muestras temporales a las que se accederá a través de convocatorias que se iniciarán el año que viene. Y de la 4.1 desaparecerán las microexposiciones para dar paso de pequeñas propuestas de fotografía.

captación de públicosArtistas. Uno de los objetivos de la renovación es “captar a la comunidad artística”. “Siempre hemos tenido relación con algunos artistas navarros, pero los más jóvenes se nos escapan bastante”, dijo ayer Susana Irigaray.

Jóvenes. “Tenemos muy poco público joven;quizá la nueva mediación que vamos a poner en marcha -en colaboración con el grupo Edarte de la UPNA- pueda hacer que la visita les resulte más atractiva”, insistió Irigaray.

Vecinos del Casco Viejo. Sorprendentemente, los vecinos del entorno del Museo “no se acercan mucho”, de modo que van a trabajar con colectivos del barrio para ver “qué quieren” y “qué esperan” de este equipamiento.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »