Las imágenes. 8-7-78

Las fotografías que cuentan “la verdad” de lo que ocurrió hace 40 años. 30 instantáneas en gran formato, algunas inéditas, componen la muestra sobre Sanfermines del 78 que podrá verse en el Condestable hasta el 31 de mayo

Un reportaje de Marivi Salvo Fotografía Unai Beroiz/cedidas - Sábado, 5 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Numeroso público acudió ayer a la inauguración de la exposición ‘Argazkiak Lekuko’ en el Condestable.

Numeroso público acudió ayer a la inauguración de la exposición ‘Argazkiak Lekuko’ en el Condestable. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Numeroso público acudió ayer a la inauguración de la exposición ‘Argazkiak Lekuko’ en el Condestable.

En el año del 40 aniversario de los sucesos del 78, la iniciativa ciudadana Sanfermines 78: Gogogan! inauguró ayer una muestra fotográfica que recoge una treintena de imágenes que cuentan “la verdad”, en palabras del coordinador de la muestra, el historiador Iosu Chueca, sobre lo ocurrido en la ciudad tras la irrupción de las Fuerzas de Orden Público en la plaza de toros aquel fatídico 8 de julio, cargando indiscriminadamente contra el público de la corrida, un triste episodio de la historia de Pamplona que se saldó con la muerte de Germán Rodríguez.

La exposición, con imágenes de gran tamaño, la mayoría en blanco y negro, incluye muchas de las tristemente famosas fotos que popularizó la revista Punto y Hora, pero desvela otras desconocidas que han aportado personas a título privado. Como una de la manifestación por la calle Navas de Tolosa aquella madrugada, con una pancarta “hecha de forma improvisada con una lona de las barraca de LKI”, dijo Chueca.

Para Iosu Chueca la muestra tiene un interesante valor histórico, porque en la época en la que fueron tomadas, en la transición, las fotografías constituyen “un fiel reflejo de lo que estaban pasando”. Así, en el caso de la plaza de toros de Pamplona, observándolas, “se puede denunciar desde el primer momento que no fue una cosa de cuatro policías”, porque “se ve, cómo en cabeza de todos ellos, va el jefe de la Policía de Pamplona, Rubio, y no solo van policías de base, sino también mandos, por las gorras de plato”. Por eso, “frente a la impunidad que construyeron sobre esto”, las fotos “fueron en su momento, y lo siguen siendo ahora, un elemento de denuncia importante” y “aporta muchos detalles e información que, si no, hubieran pasado desapercibidos”. De ahí la importancia como testimonio y denuncia, a pesar de que los hechos “fueron después archivados”. Entre ellas, hay fotos de Germán en la plaza, del lugar donde murió y de la movilización ciudadana, ejemplos de la repercusión que tuvo aquello para la ciudad.

las claves

“Gracias a las fotos de la plaza se puede denunciar que aquello no fue casual”

Iosu chueca

Coordinador de la exposición