Carta al señor presidente

Por Alfredo Garín San Martín - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Señor Sabalza, me dirijo a usted desde la preocupación que me produce la situación institucional, social y deportiva de Osasuna, club del que soy socio desde hace 28 años de forma ininterrumpida y seguidor desde que me alcanza la memoria.

En primer lugar, quisiera mostrarle mi inquietud por el modelo de gestión que se aplica en el club. La acumulación de poder por parte de la figura del director general, así como la centralización de la toma de decisiones de todo ámbito y alcance, me parece un error de bulto y el germen de una serie de gestiones fallidas en origen.

Un cambio en la figura del actual director general no solucionaría por si solo el problema existente, aunque se trata de una figura clave dentro de la organización del club. La creación de una estructura de gestión más descentralizada, especializada y con profesionales conocedores de lo que significa Osasuna, es una necesidad que se debe acometer con urgencia. Si no recuerdo mal, incluso existe una dotación presupuestaria para la contratación de un subdirector general en este mismo ejercicio.

Tampoco la evolución del aspecto social creo que sea tranquilizadora. Por el contrario, se han dado una serie de circunstancias que han contribuido a generar crispación en la masa social de Osasuna. Voy a enumerar algunas que me vienen a la cabeza: el fallido proceso electoral, el voto a favor del aumento salarial de Javier Tebas, la propuesta de recompra de El Sadar, el nuevo formato de interacción con el socio a través de Osasuna te escucha… Además, por supuesto, de que la marcha deportiva de los principales equipos del club no ha contribuido a que el clima que se respira sea el mejor. Nunca en todos mis años como seguidor del club he vivido un distanciamiento y falta de conexión entre equipo y grada como el actual. Como muestra de todo esto, el número de socios que no están acudiendo al estadio es muy significativo y un dato muy preocupante.

Y en último lugar quiero mostrarle la profunda preocupación que me produce el aspecto deportivo. El trato discriminatorio, tanto a nivel verbal como a través de los hechos, que está sufriendo la cantera, a mi entender está ligado directamente a la falta de sintonía de equipo, cuerpo técnico y dirección deportiva con el entorno. Osasuna no se entiende sin su cantera. Los estatutos, tras su última revisión, la incluyen como signo distintivo y como un fin y objeto social. Además, la historia del club nos ha enseñado que una apuesta importante por jugadores procedentes de nuestro fútbol base es sinónimo de buenos resultados a medio plazo.

Los 39 fichajes de jugadores realizados en las últimas tres temporadas, la salida incomprensible de jugadores canteranos por diferentes motivos, los discursos de técnicos y dirección deportiva recién aterrizados en Tajonar poniendo en tela de juicio el trabajo de anteriores responsables… Esta serie de decisiones ha debilitado deportivamente al club. Le solicito, señor Sabalza, que lo reflejado en los estatutos se lleve a cabo por la vía de los hechos. En Tajonar se han introducido mejoras que seguro que a largo plazo dan resultados, pero también a corto y a medio plazo. Hay mimbres para que la plantilla del primer equipo tenga una base fuerte de jugadores de casa. Solo hay que apostar por ellos con fuerza, sin dudas… Una apuesta de club.

Otro verano volviendo la espalda a nuestra idiosincrasia, a nuestra filosofía y a nuestra historia me temo que podría ser letal para el futuro de la entidad.

Apelo a su osasunismo, del que no tengo ninguna duda, para solicitarle, también desde mi osasunismo, el cese con carácter inmediato del director general, Fran Canal, como responsable de las decisiones que han supuesto el fracaso en las expectativas y en los objetivos marcados por el club durante las dos últimas temporadas. Esta solicitud, como socio, se convierte en exigencia hacia la figura del presidente y máximo mandatario de la entidad.

Para despedirme, permítame, señor presidente, expresarle un deseo y ofrecerle un consejo para el próximo ejercicio: Construyamos el Club Atlético Osasuna del centenario, un club reconocible e identificable con su historia y con unas estructuras de gestión modernas. Y para ello, busque consensos y no enemigos dentro de la masa social y del entorno osasunista. Aupa Osasuna! Gora Osasuna!

El autor es el socio 1.346 de Osasuna