El Ardoi consigue la permanencia

tercera eneko viana se despide de su afición sin poder dedicarle la victoria, pero sí un gol

Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Idoya 1

Ardoi 2

IDOYA Fermín, Portillo, Garayo, Zudaire, Zuñiga (Felones, min.72), Babil, Aramendía, Koki, Ioseba, Eneko (Rubén, min.75) y Bilal (Mikel, min.49).

ARDOI Adrián, Lizarraga, Peio, Pablo, Moreno, Dani (Jony, min.85), Txoma (Roncero, min.75), Alex, Bittor (Elustondo, min.66), Adot y Gorka.

Goles 1-0, min.33: Emeko (p.). 1-1, min.46: Pablo. 1-2, min.93: Adot.

Árbitro Fernández, asistido por Brustenga I y Brustenga II. Amonestó a los locales Garayo, Felones y Babil y al visitante Peio. Expulsó al local Fermín.

Estadio Iturtxipia. 457 espectadores.

oteiza- Tarde de emociones en Oteiza. Jugadores, directiva y afición despidieron a todo un símbolo del club oteizano, un jugador irrepetible con una categoría especial que lo ha dado todo por el modesto club de su pueblo, pudiendo haber jugado tranquilamente en cualquier equipo de renombre de categoría superior. Eneko Viana. Asimismo, se rindió un caluroso ánimo a otra institución dentro del campo oteizano, Iosu Ruiz de Larrinaga que sufrió durante el pasado partido en Huarte un grave percance del que ha salido bien afortunadamente y desde aquí le deseamos una pronta recuperación.

En lo estrictamente deportivo, un Idoya ya descendido, cuya única misión era la de agradar a su público en su último partido de Tercera en casa ante el Ardoi. Las primeras ocasiones fueron para Bilal y Ioseba. El Ardoi poco a poco se iba arriba y se sucedían las jugadas peligrosas, sobre todo por banda izquierda, pero Fermín detenía los disparos de Bittor y Moreno. En una jugada aislada, el árbitro decretaba penalti para los locales tras caída de Eneko en un balón que estaba por el aire. Eneko adelantara a los suyos en su homenaje. El Ardoi no se vino abajo y siguió creando peligro, pero la mala puntería de sus atacantes, conjuntamente con una gran actuación de Fermín, impedían el empate.

Comenzó la segunda mitad ajetreada. En el 46, el árbitro decretaba gol del Ardoi a instancias de su línea al considerar que el balón había rebasado la línea en brazos de Fermín tras remate de cabeza de Pablo. Protestadísimo gol por parte del cancerbero que le costaba la expulsión. Con un hombre más, los de Romo se lo tomaron con calma, sabedores que la ocasión tarde o temprano aparecería. En el 93, cuando el empate parecía definitivo, tras una larga jugada colectiva, Adot remataba a la escuadra la salvación definitiva del Ardoi. - Juan S.