Desinhibición

Jacinto Martínez Alegría Exconcejal por el tercio familiar del Ayuntamiento de Pamplona - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un dichoso juez que no debe tener hijas considera que la joven de 18 años, que fue violada rotundamente en esta Pamplona de mis amores, participó con desinhibición. Palabreja que casi nos demuestra que esta joven estaba la mar de contenta. Lo comenta un hombre, no una mujer. Entra en escena Rafael Catalá, ministro de Justicia: “El Consejo debe asegurar que quien ejerce la jurisdicción está en pleno ejercicio de sus facultades”. Un juez discrepante tan analítico como lento al resolver. La sentencia de este Tribunal que considera abusos en vez de violación lo dice todo. Nos queda la esperanza de que el Tribunal Supremo va a intervenir definitivamente con una sentencia más rotunda, aunque tengo mis dudas. Dicen para dejarnos a todos contentos que el pueblo es soberano. Esto suena a estafa.

Mi diccionario, tan viejo como mis 85 años, define la manada como un conjunto de cinco animales de una misma especie. Maite Esparza en su comentario del día 27 de abril en nuestro DIARIO DE NOTICIAS lo dice todo. Otra vez somos culpables. Qué impotencia y qué rabia. Su compañera Alicia Ezker también escribe ese mismo día. Es un día triste para la indignación, la rabia, la impotencia y el miedo. Sobre todo el miedo como mujer, de vivir en este desamparo. Se nota que estas periodistas de muchos quilates han sido educadas en el mismo colegio. Un comentario conjunto de todos los partidos políticos sobre esta violación conjunta habría sido una verdadera sorpresa y una verdadera alegría. Encantado de conocerles, queridos jueces y fiscales. Entro en vuestras casas, qué pensarán vuestras hijas y vuestras mujeres de vosotros. Impresiona el pueblo en la calle.