La solución definitiva, la Fiesta del Cine

Alejandro Cid - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

España es un país donde gusta mucho el cine. La prueba, su elevado precio y su continua asistencia sin importar el día de la semana, sea laborable o fin de semana.

El segmento de edad que más asistencia provocó a la gran pantalla el año pasado va desde los veinticinco años de edad hasta los cuarenta y cuatro, con casi un 45%. El resto, sumando el porcentaje es superado mínimamente apenas llegando al 54%.

Eso habla muy bien de este método de ocio ya que es un pasatiempo entretenido y una gran manera de invertir bien el tiempo y buen método de distracción. No obstante, durante seis días o consecutivos (tres y tres) se celebra un acontecimiento conocido como la Fiesta del Cine, donde en tres días a finales de octubre y otros tres a principios de mayo el precio de las entradas se ve reducido prácticamente a mitad de precio y donde se han alcanzado auténticos récords de asistencia ¡nada más y nada menos que aproximadamente unos 2,6 millones de espectadores en tres días!

¿Qué nos dice esto? Que la gente no va al cine porque casi no puede permitírselo. Según qué película sea y el boom que arrastre (un ejemplo es el film deLos Vengadores, cuyo estreno ha provocado llenos en casi todas las salas los primeros días de producción) las salas abundan, pero con la Fiesta del Cine la sociedad se anima incluso a asistir a más de una película al día, ya que con el precio de la Fiesta del Cine pueden ver dos películas cuando cotidianamente solo da para una. Así pues, si este evento fuera más regular y no solo dos veces al año, los cines provocarían que las salas se llenasen aún más.