La catedral de Pamplona ha recibido en lo que va de año 14.099 visitantes

Entre 2009 y 2017, este espacio religioso, cultural e histórico ha incrementado las visitas en 38.636

Laura Garde | Iñaki Porto - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vista de la nave de la catedral desde su patio interior, que conecta con la calle Dormitalería.

Vista de la nave de la catedral desde su patio interior, que conecta con la calle Dormitalería. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Vista de la nave de la catedral desde su patio interior, que conecta con la calle Dormitalería.

pamplona- La catedral de Pamplona recibió 76.648 visitantes en 2017;este año, contabilizados hasta abril, ya van 6.070. “El desarrollo turístico empezó a palparse en 2008. Fue cuando decidimos que teníamos que mover las visitas también aquí como punto imprescindible de Pamplona”, explica Gonzalo García, gestor general del Museo de la Catedral. De hecho, desde 2009, ha aumentado el número de visitantes en 38.636.

Entre los turistas nacionales (sobre todo catalanes, madrileños y vascos, además de navarros), a Santa María la Real llegan turistas de otros países: “Esta temporada están viniendo muchos alemanes, quienes programan las visitas con mucha antelación”, esclarece García. Asimismo, aunque los grupos, las familias y los peregrinos “nunca fallan”, cada vez es más común ver modos “diferentes” de conocer el edificio: “Con un poder adquisitivo más alto, hay parejas y familias que contratan a un guía para hacer una visita particular. Por otro lado, la figura más curiosa con la que nos hemos topado es con personas que vienen con un coach. El motivo para realizar su viaje y su visita puede ser muy variado, y el papel del coach es aconsejarle para que, tras el recorrido, haya logrado su objetivo”. A lo largo del año, Santa María la Real acoge entre diez y quince congresos, a los que abre sus puertas para incluso “tomar el aperitivo” en el refectorio catedralicio.

En Navarra hay dos catedrales, cuatro santuarios, seis monasterios, 19 monasterios de vida contemplativa y 348 ermitas. De esta manera, el turismo religioso está en auge, pero la catedral es también un escenario de cultura y de historia: “Claro que el fin con el que se construyó es religioso, pero cuando entras no tienes porqué rezar”, subraya Gonzalo. “Parte de Pamplona, de su historia, está aquí”, añade.

El itinerario en la catedral incluye la visita a la exposición Occidens (un recorrido por la historia y el desarrollo de la cultura occidental) y a la casa del campanero (ahora musealizada). Pese a que el claustro se encuentra en obras, ya se ha abierto una de sus partes: “La previsión inicial fue de cuatro años de obras, uno por crujía. Invertimos 3.800.000 euros en la restauración. Nunca se había hecho una así, era necesaria”. Como curiosidad, García señala que el proceso de restauración ha cambiado respecto a unos años atrás: “Antes, por ejemplo, si en su origen algo estaba pintado de rojo, se pintaba igual. Ahora, con láser se llega hasta el color original”. El precio de la entrada no varía incluya o no la visita guiada.

Para ver entera y con detalle la Catedral, son necesarias siete horas. Para Gonzalo, lo que más gusta a los visitantes es la sorpresa con la que se encuentran nada más entrar: “Tras su fachada neoclásica se encuentra una nave gótica”, aclara. La sensación de orden y la iluminación (todas las luces son LED) son los otros dos puntos que agradecen los excursionistas al salir: “En otras catedrales o iglesias, para dar luz a las capillas es necesario echar una moneda;aquí están siempre iluminadas”.

niños y accesibilidadLos más pequeños también tienen su espacio en la Catedral infantil. A su altura, diez paneles les acercan algunos elementos litúrgicos y artísticos que se encuentran en la Santa María la Real. Mediante un juego, cada uno de ellos esconde una diminuta campana a descubrir. La accesibilidad es otro de los objetivos de este lugar: “Este proyecto pionero nació de la mano de ATURACCNA, el Área de Turismo Religioso y Accesible de Navarra. La idea es que a nadie se le arrebate el derecho a acceder a la cultura”.