vecinos

Una mandarra para vestirse de solidaridad

La Peña Oberena entregó ayer 3.777 euros a la Asociación Síndrome de Down de Navarra en su acto benéfico para celebrar el Día del socio

Virginia Urieta | Iban Aguinaga - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

De arriba a abajo y de izquierda a derecha, Mikel Echart, Lorena Lamata, Laura Garde y Carlos Santana, tras recibir la Mandarra Solidaria.

De arriba a abajo y de izquierda a derecha, Mikel Echart, Lorena Lamata, Laura Garde y Carlos Santana, tras recibir la Mandarra Solidaria. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

De arriba a abajo y de izquierda a derecha, Mikel Echart, Lorena Lamata, Laura Garde y Carlos Santana, tras recibir la Mandarra Solidaria.

pamplona- La Peña Oberena vivió ayer una jornada repleta de sietes en la conmemoración de su 77º aniversario para celebrar, además, la séptima edición de su Mandarra Solidaria con la vista puesta, eso sí, en el siete del siete. Casi casi en San Fermín y en plena escalerica, caprichos del destino, la tónica general fue festiva pero sobre todo solidaria: la Asociación Síndrome de Down de Navarra recibió estos ya míticos delantales y un cheque por valor de 3.777 euros para realizar su labor, de manos de una peña que se vuelca cada año con diferentes organizaciones navarras.

Aunque el epicentro de las actividades de sus 260 socios se concentra sobre todo en el mes de julio, año a año van innovando y creciendo desde que hace una década adquirieran su local en la calle Jarauta. En el Día del socio, que siempre cae en el primer fin de semana de mayo, decidieron celebrar una comida solidaria en la que los socios donan alimentos, comparten un buen manjar y ceden la recaudación de la cita a una asociación sin ánimo de lucro. Lo vienen haciendo desde hace siete años y se ha constituido ya como la Mandarra Solidaria.

Los primeros en recibirla fueron los miembros de la Asociación de Ayuda a Niños con Cáncer de Navarra, Adano, y después los promotores decidieron regular las bases de este evento mediante una votación de las propuestas que lanzan los socios. “Este año se han presentado diez entidades y la que más apoyos ha cosechado ha sido la de Síndrome de Down, con más del 60% de los votos”, explicaba ayer Jorge Casado, representante de la Peña Oberena.

En una calle Jarauta más típica de julio que de principios de mayo, la fiesta ayer llegó a todos los rincones. La peña recibió a los miembros de la asociación y celebraron después una comida en la que los socios cocinaron y se convocó a todo el mundo. “Cada uno paga 15 euros y se recaudan unos 1.800. Por desgracia solo cabemos 120 personas, es una pena porque podríamos venir más de 200, pero el local es el que es. El resto del dinero, hasta llegar a los 3.477 que hemos conseguido, ha sido gracias a las donaciones que se han realizado a lo largo del año”, indicaba Casado. Ayer batieron su propio récord, una cifra que siempre intentan cuadrar para que encaje con su aniversario. El año que viene, el pico terminará en 78.

“Nuestra idea es intentar llegar al máximo de asociaciones posibles, y ojalá dentro de 10 o 15 años hayamos podido mantener contacto y haber colaborado con todas. Es un día bonito y los lazos se estrechan”, valora Casado, que asume que con esta cita consiguen “incrementar ese sentimiento de orgullo y de pertenencia entre los socios”. Y la gente, asegura, “cada vez se compromete más, es una gozada”. Ayer se juntaron cerca de 400 personas para participar en una cita que ya se ha convertido en ineludible.


proyectos Para la asociación también es importante un acto que contribuye a su visibilidad, además de ayudarles en su labor. Ayer el presidente, Pedro Santana, se mostraba agradecido. “Estamos muy contentos. Este tipo de iniciativas ayudan a mantener la asociación y sobre todo algunos proyectos que no cubrimos con las ayudas”. Destinarán el dinero a un programa que comenzó en septiembre, “importante y novedoso”, Estimulación global. Trata de cubrir las necesidades en un colectivo, el de los niños y niñas con síndrome de Down de 3 a 12 años, que se encuentra un tanto “desamparado”. Con él ofrecen ayuda psicopedagógica a esos niños en diferentes campos.

La asociación ha cumplido ya 28 años, cuenta con cerca de 150 usuarios con diferentes necesidades y unas ganas tremendas de dar respuesta a todas esas necesidades que pronto esperan cubrir. “La peña se ha involucrado mucho, llevan todo el año con nosotros y el contacto no termina aquí. Estamos encantados con este premio y es una gozada poder celebrarlo con ellos, nuestros chicos han venido y están entregados”, decía.