Euskera y diversidad en la escuela de Olazti

La comunidad escolar de domingo bados celebró ayer 25 años de la implantación del modelo d

Un reportaje de N. Mazkiaran Zelaia - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ayer hubo una ginkana sobre la bici, patines o patinete.

Ayer hubo una ginkana sobre la bici, patines o patinete. (N.M.Z)

Galería Noticia

Ayer hubo una ginkana sobre la bici, patines o patinete.

Domingo Bados ikastetxea, la escuela de Olazti, celebró ayer 25 años de la implantación del modelo D a lo grande. Y es que era motivo de fiesta que el euskera llegara a los centros públicos de Navarra, aunque entonces solo fuera a la zona vascófona, un camino que tuvo sus dificultades y que en el caso de Olazti emprendieron seis familias que apostaron por este modelo. En la actualidad son 133 alumnas y alumnos de siete nacionalidades distintas que finalizan su etapa de Educación Primaria sabiendo esta lengua, como destacaba la directora del centro, Emma Martínez. “La máxima de la escuela es la diversidad además del euskera”, señaló.

Lo cierto es que la fiesta de ayer también fue un encuentro entre las diferentes culturas que conviven en Olazti, dónde se pudo beber té acompañado de dulces de diferentes partes del mundo junto con pinchos de txistorra. Pero sobre todo era una celebración para los txikis, que pudieron disfrutar en diferentes talleres en los que realizaron unos vistosos tulipanes o sujeta papeles con materiales reciclados además de pruebas de ginkana en bici, patines o patinete junto con partidos de fútbol y otros juegos así como herri kirolak en un variado programa en el que se volcó la comunidad escolar.

En esta celebración no faltó una comida popular, que reunió a 140 comensales. Además, por la tarde hubo bailables. Si bien las previsiones meteorológicas anunciaban lluvia, se equivocaron y todas las actividades se pudieron realizar en la calle en una agradable jornada.

PASADO Y FUTURO La fiesta de ayer era una mirada al pasado, representada en una exposición de fotografías de estos 25 años de andadura del modelo D en Olazti y también al futuro. Por ello, el centro invitó a la celebración al alcalde, Mikel Azkargorta y a la presidenta de la Iñigo Aritza ikastola, Eneida Carreño. Y es que quisieron agradecer a la ikastola que abriera el camino para la educación en euskera. Asimismo, era una invitación seguir trabajando de manera conjunta para que esta lengua esté en la calle y siga viva. “Queremos ser compañeros en el camino del euskera”, observó la directora.

Por otro lado, Martínez quiso poner en valor la apuesta que realizaron los padres hace 25 años y el trabajo de aquellas andereños con las que comenzó el modelo D, desde la primera, Maite, de Arróniz, y las que vinieron después, como Idoia o Arantza.” No solo les enseñaron euskera. También le transmitieron todo lo que conlleva la lengua vasca, un sentir”, apuntó.

El modelo D se implantó en Olazti en el curso 1992-1993, cuando el Gobierno de Navarra ofreció esta posibilidad. Se apuntaron seis familias. Aunque al principio desde el departamento de Educación dijeron que no, gracias al empeño de los padres y de la entonces directora, Guadalupe Rivero, pudo ser una realidad.