Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Adiós Pamplona

Vestíbulo de la Casa Consistorial, 1951

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

(Foto: ‘Pamplona, calles y barrios’, de J.J. Arazuri)

Galería Noticia

En 1951Pamplona se despedía de su vieja casa consistorial. Había sido construida por José Zay Lorda, en 1755, en el lugar exacto en el que, en los tiempos de la Navarra independiente, los reyes Catalina y Juan de Albret habían levantado el primitivo ayuntamiento gótico. Ahora, después de dos siglos de funcionamiento, el edificio iba por fin a derribarse, a excepción de la fachada, que se conservaría y que aún puede verse en su lugar. La foto nos muestra que el viejo edificio tenía un elegante vestíbulo, sustentado sobre cuatro columnitas centrales de estilizado orden toscano. Se cubría con bóvedas de crucería dieciochescas, y el suelo estaba constituido por un pavimento de guijarros de sabor rústico. Vemos al fondo el acceso al zaguán, y junto a él la doble escalera que daba acceso a la planta noble, donde se encontraban los salones de recepciones y plenos, y los despachos de Alcaldía.

Hoy en día,el vestíbulo presenta el aspecto que adquirió tras las obras de 1951-1952. Vemos el acceso al zaguán y a la plaza, y en primer término el vestíbulo de sabor escurialense, muy acorde con lo que se estilaba en aquellos años iniciales del franquismo. En 2017 la decoración original de esta zona fue sustituida, y se incorporaron elementos que hasta entonces no podían ser vistos por la ciudadanía, como las llaves de las puertas de la ciudad, las mazas municipales, la llave de los toriles cuando estos estaban en la plaza del Castillo, el Privilegio de la Unión, los planos de la fachada, etc. La derecha (política y mediática) armó bastante jaleo por ello, pero el éxito de la nueva decoración ha sido evidente, y ahora ya no dicen ni pío. En fin. La próxima semana subiremos por las escaleras de 1951, para ver qué aspecto tenía el inmueble del siglo XVIII. Con permiso del señor alcalde, claro está...

Herramientas de Contenido