El 43% de la inversión extranjera llega a Navarra desde Chipre, Luxemburgo y la isla de Jersey

La gestión de fondos y las actividades jurídicas reciben más de 18 millones de euros - La expansión de Cinfa concentra la inversión navarra en el exterior

Juan Ángel Monreal / Patxi Cascante - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Las empresas navarras recibieron el año pasado 46,9 millones en inversión extranjera.

Las empresas navarras recibieron el año pasado 46,9 millones en inversión extranjera.

Galería Noticia

Las empresas navarras recibieron el año pasado 46,9 millones en inversión extranjera.

pamplona- Compañías con sede en Luxemburgo, Chipre y en la isla de Jersey concentraron en 2017 casi el 43% de la inversión extranjera en Navarra, que ascendió a 46,9 millones de euros. La cifra resulta muy inferior a la de 2016, cuando la compra de Acciona por parte de la alemana Nordex disparó los datos, pero se encuentra en línea con las cifras habituales en lo que va de siglo.

Lo más llamativo de las cifras de 2017, más allá de los volúmenes, es la procedencia de las inversiones. Tanto Luxemburgo como Chipre y sobre todo la isla de Jersey aparecían en la lista de paraísos fiscales que elaboró a finales de 2016 Oxfam, un estudio que se encuentra lejos de ser canónico, pero que ofrece una idea de la exigencia fiscal de unos y otros territorios. En esa lista, además de Luxemburgo, figuraba también otros países de la Unión Europea como Irlanda o los Países Bajos, que durante años han permitido prácticas de elusión fiscal a grandes compañías como Apple.

Tanto Luxemburgo como Holanda figuran entre los inversores habituales en Navarra. En su territorio, muchas veces apenas como un buzón, se ubican empresas multinacionales, que aprovechan la legislación especialmente laxa para mover el dinero y acometer desde allí inversiones. En 2017, por primera vez aparece la isla de Jersey, un paraíso fiscal ubicado frente a las costas francesas de Normandía, como sede de una empresa que inyecta dinero en Navarra. En concreto, se trata de 6,99 millones de euros que habrían tenido como destino una empresa dedicada a actividades jurídicas. Un destino parecido habrían tenido los 1,06 millones de euros que entraron desde Chipre o 2,51 millones de euros que llegaron desde sociedades ubicadas en Luxemburgo.

Este pequeño país, ubicado en el corazón mismo de la Unión Europea, se ha convertido en uno de los territorios preferidos por la empresa. También en 2016 llegaron 15,8 millones. En esta ocasión, además de los 2,51 millones para una empresas de actividades jurídicas, llegaron 9,85 millones para una firma dedicada al sector financiero, concretamente a la gestión de fondos. El peso de este país como origen de las inversiones ha ido creciendo a lo largo de los últimos años, al igual que ha sucedido con otros territorios, sustituyendo a operaciones que antes se realizaban directamente desde Estados Unidos, Japón, Francia y Alemania, los cuatro inversores tradicionales en Navarra.

cinfa dispara la inversiónEn esta ocasión, más relevante en cuanto al volumen, y sin duda por lo que ello significa (el potencial y el crecimiento del tejido económico local), es la cantidad que las empresas navarras invirtieron en el exterior, que supera los 106,57 millones de euros. Se trata de la cifra más elevada desde el año 2002 y la tercera más alta de la serie histórica, que arranca en 1995.

Los datos reflejan en más de un 90% las operaciones de compra de una sola empresa, en este caso Laboratorios Cinfa, que adquirió tres compañías durante 2017, una valenciana, otra italiana y una tercera francesa. Tres incorporaciones que llegan en un momento en que su negocio ya tradicional, los genéricos, ofrece alguna señala de agotamiento y que permitirán al laboratorio con sede en Olloki diversificarse productiva y geográficamente.

La compañía navarra, que hasta 2017 apenas tenía deuda bancaria, esperaba facturar unos 470 millones de euros en 2018 y confía en que ya una tercera parte de sus ingresos llegue de otros países. En ello influirían decisivamente la compra de la francesa Natural Sante, por la que pagó 94 millones de euros y la italiana Sakura. Los datos del Ministerio reflejan tanto esta inversión como la realizada para adquirir Sakura en Italia, donde se invirtieron desde Navarra 23,6 millones de euros.

Tras Francia e Italia figuran en 2017 Chile (3,39 millones para la fabricación de Caucho) Bélgica (2,3 millones de euros) y Túnez (1,34 millones). China recibió apenas 908.000 euros destinados a la sede central de una compañía cuyo sector de actividad no se especifica.