Oteiza, a la venta

La galería bilbaína Michel Mejuto prepara una exposición con obras inéditas del genio de Orio. Los precios oscilarán entre los 9.000 y los 120.000 euros

Un reportaje de Maite Redondo - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Oteiza, junto a una de sus obras en Bilbao en 2002.

Oteiza, junto a una de sus obras en Bilbao en 2002. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Oteiza, junto a una de sus obras en Bilbao en 2002.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

No es fácil encontrar obras del escultor Jorge Oteiza (Orio, 1908/Donostia, 2003) en el mercado del arte. Su explosiva personalidad no casaba bien con los mecanismos establecidos para la comercialización de la obra. Michel Mejuto, marchante, historiador de arte y fundador de la galería bilbaína que lleva su nombre, puede dar prueba de ello. En 2013, consiguió reunir 18 piezas y dos dibujos, lo que suponía la mayor colección de obras del artista oriotarra que se ponía a la venta en varias décadas. Y a partir del 24 de este mes, este espacio artístico volverá a acoger otra exposición con obras del creador vasco, procedentes de coleccionistas privados.

La exposición Oteiza presentará 14 esculturas realizadas por el escultor del vacío entre los años 1951 y 1992, además de catorce piezas inéditas del Laboratorio Experimental, cinco esculturas pequeñas y un conjunto de medallones fundidos en bronce, su último trabajo, que se muestran por primera vez acompañados de sus originales en yeso. Junto a las esculturas, también se podrá ver un collage de los años 50 y un dibujo geométrico realizado con lápiz graso blanco sobre cartulina negra. “Algunas de estas obras solo se conocían por fotografía. Al proceder todas de colecciones privadas, la mayoría no se habían visto en público. Por ejemplo, hay un collage de los años cincuenta inédito que viene de Estados Unidos”, explica Michel Mejuto.

El galerista lleva cinco años investigando y viajando para conocer las obras “para lo que he contado con una herramienta tan importante como es el Catálogo Razonado editado por la Fundación del Museo Oteiza en Alzuza”.

El escultor oriotarra apenas hizo exposiciones en galerías por lo tanto, no hubo muchas posibilidades de adquirir sus obras. “Él fue muy generoso e hizo una donación muy importante a Navarra, a través de la constitución de la Fundación, donde está depositada el grueso de su obra. Y a partir de los años 70, se interesó por la escultura pública, por lo que es muy difícil encontrar en el mercado obra del escultor en buenas condiciones, con garantía. Lo más fácil es encontrar pequeñas piezas de bronce, de las que Oteiza hizo tiradas muy grandes, a veces para regalar. Pero la mayoría de sus esculturas son únicas”.

La exposición que la galería bilbaína realizó en 2013 sirvió para que coleccionistas privados vascos, madrileños, catalanes y hasta de Estados Unidos se pusieran en contacto con este marchante de obra, que poco a poco ha ido seleccionando las piezas que formarán parte de esta exposición.

El precio de las piezas oscilará aproximadamente entre los 9.000 y los 120.000 euros. “Hay una gran variedad de precios para que personas con diferentes poderes adquisitivos tengan oportunidad de adquirirlas”, explica Mejuto.

Las piezas más emblemáticas de la exposición, en su opinión, son dos esculturas realizadas para la basílica de Arantzazu, que siempre estuvo ligada a la vida y obra del escultor de Orio tanto en el aspecto sentimental como en el artístico. Y sus famosas cajas vacías y cajas metafísicas, que son un ejemplo del diálogo entre materia y vacío que Oteiza quiso mostrar en su obra y que alcanzó en los años 50 el periodo más fructífero de su carrera. “Además, creo también que todas esas pequeñas piezas del Laboratorio Experimental y de tizas van a interesar mucho. Son obras muy difíciles de encontrar”, señala Mejuto.

La exposición Oteiza viajará posteriormente a Madrid, donde se podrá ver en la galería Guillermo de Osma. “Además, tenemos previsto publicar un catálogo para el futuro, porque muchas de estas obras son desconocidas. Hemos encargado un texto a Alfonso de la Torre, comisario y experto en arte abstracto de la segunda mitad del siglo XX”.

quince años de su muerteLa exposición coincidiera con el décimoquinto aniversario de la muerte del genial escultor. Para él, la escultura era un lugar sagrado y protector de la muerte y de la nada, un refugio. Se ha dicho que su ojo era certero, cuadrado, poliédrico, riguroso, el mejor y más exquisito de la escultura geométrica del siglo XX.

“Al proceder de colecciones privadas, muchas de estas obras no se habían visto en público”

“Todas las obras están descritas en el ‘Catálogo Razonado’ editado por la Fundación Museo Oteiza”

michel mejuto

Galerista, marchante e

Oteiza, con su investigación en torno a las raíces preindoeuropeas, fue el animador de las vanguardias a partir de la investigación del espacio y el sentido mitológico de la cultura vasca. Sin lugar a dudas, uno de los escultores más grandes que ha dado nunca Euskal Herria.

Su obra es conocida y aplaudida a nivel internacional y el propio Oteiza fue todo un genio creativo, un hombre de fuerte personalidad que mantuvo intacto su rebelde carácter hasta el último momento.

De él han dicho que era un artista sin domesticar, un genio descarriado. Pero, lo que nadie puso nunca en duda es que su obra tiene que estar al lado de los grandes escultores del siglo XX, junto a Julio González, a Gargallo o Eduardo Chillida.

Oposición de dos diedros.

Construcción en chapa de acero pintado en negro. 24,5 x 43 x 34 cm.

Macla ternaria con la matriz Málevich. Atarrabi-Batarrabi.

Tres variaciones. Esculturas en yeso, desarrollo para la obra definitiva. Colección Particular. Galería Michel Mejuto, Bilbao.

Caja metafísica por

conjunción de dos triedros.

Vacío Respirando.

Escultura perteneciente a una serie de cuatro ejemplares realizados entre los años 1972 - 1974. Procedencia: colección particular de Araba.