Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ponce por Iván Fandiño y por Pamplona

El valenciano manifestó en Orduña que “después de años de ausencia me gustaría volver a la Feria del Toro en 2019”

Manuel Sagüés - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

URDUÑA-ORDUÑA- Con el inmejorable marco de la cuenca y las colosales cimas de la ciudad vizcaína y la luz y el calor de un día esplendoroso, se celebró en la jornada de ayer un homenaje póstumo a Iván Fandiño. El torero de local falleció el 17 de junio de 2017 en la plaza francesa de Aire Sur L‘Adour.

La intensa jornada comenzó al mediodía en los aledaños de la plaza de toros con varias actuaciones musicales y la inauguración de una escultura de Iván Fandiño. Con gran expectación en cuanto a asistentes y medios de comunicación, la hermana del toro de Orduña descubrió la obra del escultor Sergio del Amo. El busto de Fandiño descansa sobre un bloque metálico que alberga la leyenda: Orduña a Iván Fandiño/ “Hitza Hitz”/6 de mayo de 2018.

Tras el emotivo homenaje este periódico pudo entrevistar a Enrique Ponce, que como amigo personal del torero local, asistió por la mañana a los actos de recuerdo y por la tarde actuó en el festival taurino. A la pregunta de si tras casi 30 años de alternativa, estando en un gran momento físico y artístico, y habiendo entrado en otra época profesional que rebasa ya cualquier opinión, proyectos... y solo le queda el gusto de torear para él mismo, sin presiones, piensa volver a torear en Pamplona, el torero valenciano contestó sorprendentemente “me hubiera gustado volver a Pamplona este año, pero la verdad que no me han dicho nada”. Entonces, se le interroga sobre cuándo piensa volver y contesto que “ya este año, no, pero si puedes decir que el próximo año (2019) quiero estar... tengo siempre un gran recuerdo de Pamplona, donde ya he estado muchas veces y he triunfado, y aunque la verdad que es un trago de máxima responsabilidad, si quiero volver a torear en Pamplona.” Ahí queda dicho.

Por la tarde con un ambiente espectacular y más de 2.000 aficionados llenando el centenario y asolerado coso vizcaíno (año 1913) se celebró un importante festival taurino que estuvo otra vez precedido por homenajes a Fandiño en forma de aurresku y de música a cargo de la Banda Municipal de Orduña.

El resultado artístico no resultó todo lo brillante que se esperaba por el escaso juego de los utreros de distintos hierros aportados de forma gratuita por los ganaderos. Y, también, por el regular uso de los estoques y la mala comunión entre la parroquia y la presidencia.

Herramientas de Contenido