Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

ETA decidió un cierre total y sin apenas discrepancias

El 93% votó a favor de la disolución, con únicamente un 4% de rechazos

Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una pintada a favor de ETA

Una pintada a favor de ETA (Archivo)

Galería Noticia

Una pintada a favor de ETAUn ciudadano sigue un reportaje sobre el fin de ETA en varias pantallas de televisión.

PAMPLONA- El debate sobre la disolución de ETA se saldó con una decisión prácticamente unánime a favor del cierre de persiana. Los diarios Garay Berria publicaron ayer los datos del debate interno, que confirmaron otro detalle que ya fue adelantado por este periódico: los miembros de la ya extinta ETA han renunciado a conformar un Comité Provisional que se encargue temporalmente de velar por las siglas, los presos y la vigilancia sobre las armas que pudieran caer en manos de la disidencia por encontrarse en zulos no controlados por la banda. ETA ha renunciado a esa propuesta para no generar ningún tipo de suspicacia sobre la autenticidad de su gesto y su carácter inequívoco, definitivo e irreversible.

Estaban llamadas a votar un total de 1.335 personas, de las cuales ejercieron su derecho 1.077. Declinaron 70 personas, entre las cuales se encontraría un pequeño grupo de críticos, según los diarios que han publicado el resultado del debate. Otras 188 personas no pudieron hacer llegar su respuesta por problemas técnicos y de plazos. Entre las 1.077 personas que sí votaron, el 93% apostó por la disolución, un 4% votó en contra, y el 3% votó en blanco o se abstuvo. Estos datos salen a la luz en un contexto en el que se está especulando con el alcance que puede tener la disidencia de ETA, contraria a las reflexiones que ha realizado la izquierda abertzale en los últimos años y que han conducido al cese de la violencia y la apuesta en exclusiva por las vías democráticas.

Recientemente, el Movimiento pro Amnistía y Contra la Represión, conocido como ATA, el colectivo más señalado en este debate, ha aclarado que no ha nacido para practicar la violencia, pero tampoco para condenar ningún método. Sus reflexiones se encaminan más al ámbito de la política penitenciaria, donde apuestan por el concepto clásico de la amnistía, al que ha renunciado la izquierda abertzale en pos de un mayor pragmatismo político.

ADELANTO DE UNA ENTREVISTA EN GARA Una representación de la disuelta ETA asume que no ha conseguido sus objetivos, aunque cree que todavía hay opciones de lograrlos, al tiempo que reconoce "todo el daño causado", pero vuelve a clasificar a las víctimas entre aquellas que estuvieron "en el centro mismo del conflicto a propósito y quienes no han estado ahí".

El diario "Gara" adelanta hoy un fragmento de una entrevista realizada en las últimas semanas, antes del anuncio de disolución, a una representación de ETA, en la que justifica su fin diciendo que "los revolucionarios" no pueden pararse en "ensoñaciones" sino que deben hacer "estrategias adecuadas para convertir en realidad los sueños".

Se muestran convencidos de que cuando ETA surgió "había un pueblo condenado a morir" y que "hoy hay un pueblo que quiere ser dueño de sí mismo" y consideran que la organización terrorista ha sido un "actor fundamental para poner en marcha y dar cuerpo al proceso de liberación".

Reconocen que "los objetivos intermedios que preveía ETA -reconocimiento nacional y derecho de autodeterminación- no se han conseguido todavía", pero creen que "hay opciones de lograrlos" y que "en Euskal Herria hay fuerza, valentía e inteligencia suficiente" para lograr otra "realidad política y social".

Los representantes de ETA aluden al proceso de reflexión y amplio debate que desencadenó la decisión de su disolución y denuncian que, en estos años, han visto con "preocupación la obsesión por enturbiar cualquier intento, sobre todo por parte del PNV y Urkullu".

"Parece que han preferido ensuciar la situación a encarar las oportunidades que ofrece esta nueva situación para las próximas décadas. Parece que temen que la nueva situación deje en evidencia sus carencias y el hecho de que no tienen problema en ejercer de bastón del régimen", agregan.

Defienden que "ETA es más que una mera organización" y que es "el reflejo del compromiso con la lucha por Euskal Herria" y subrayan que "los militantes de ETA" mantendrán ese "sentimiento" hasta "su muerte". "A nivel de sentimientos seremos de ETA siempre", aseguran.

En cuanto al amplio consenso concitado en el debate sobre la disolución de la banda terrorista, los miembros de la extinta organización creen que esto evidencia que seguramente lo tenían que haber hecho antes, aunque opinan que si lo hubieran hecho mal la "base sería más débil y los riesgos más graves".

Consideran que la disolución de ETA "no desata por sí misma todos los nudos y consecuencias del conflicto" e insisten en que "habrá que seguir trabajando en el tema de presos y exiliados", que a partir de ahora "serán únicamente miembros de EPPK y continuarán haciendo ahí sus aportaciones".

ETA reconoce "todo el daño causado y el gran sufrimiento que ha provocado ese daño". "Hemos dicho que lo sentimos de verdad y hablado de todo el daño causado", subrayan.

En cuanto a la diferenciación entre víctimas dicen que "ETA ha dicho algo que, por otro lado, cualquiera sabe: que ha habido quienes han estado en el centro mismo del conflicto, a propósito y por su responsabilidad y quienes no han estado ahí".

"En la acción contra Aznar, con un coche-bomba, aquella explosión mató a una mujer, pero prácticamente nadie la puso por delante del Aznar que salvó la vida. Eso sí es categorización", defienden.

Insisten en que "no es intención de ETA rebajar el daño de nadie, ni despreciar a nadie" y que "sin ninguna intención perversa, al valorar lo hecho durante años ha descrito algunas realidades".

etiquetas: eta, fin de eta