Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN sabía que Navarra no estaba en riesgo cuando en 2007 organizó la manifestación contra Zapatero

El PSOE mantuvo reuniones secretas con el PP para informarle de las conversaciones con ETA
Le había garantizado que un acuerdo no incluiría cambios institucionales
Rajoy y Sanz compartían la estrategia

Ibai Fernandez - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los principales dirigentes de UPN y PP en la cabecera de la manifestación contra el Gobierno de Zapatero, celebrada en Pamplona el 17 de marzo de 2007.

Los principales dirigentes de UPN y PP en la cabecera de la manifestación contra el Gobierno de Zapatero, celebrada en Pamplona el 17 de marzo de 2007. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Los principales dirigentes de UPN y PP en la cabecera de la manifestación contra el Gobierno de Zapatero, celebrada en Pamplona el 17 de marzo de 2007.

Pamplona- Cuando el Gobierno de Navarra organizó en marzo de 2007 la manifestación contra el Ejecutivo de Zapatero con el lema “Fuero y libertad. Navarra no es negociable”, tanto UPN como el PP sabían que el futuro institucional de la comunidad no estaba en riesgo. Así se lo había trasladado el propio PSOE al PP durante los encuentros periódicos y secretos que ambas formaciones mantuvieron durante aquellos meses. Un cauce de diálogo entre los dos principales partidos que habían acordado previamente Zapatero y Rajoy, y en los que la formación socialista informaba al principal partido de la oposición del desarrollo de las conversaciones iniciadas con ETA y con la izquierda abertzale para buscar una solución dialogada a la violencia.

Así queda acreditado en las actas de las reuniones que ambos partidos mantuvieron discretamente en un hotel de Madrid durante 2006 y 2007, y que ha hecho públicas ahora la Cadena Ser. En las mismas queda constancia de cómo el Partido Socialista va informando a los populares del desarrollo de las conversaciones prácticamente en tiempo real. Un cauce de comunicación que inicialmente protagonizaron Zapatero y Rajoy, y que posteriormente delegaron en personas de confianza.

El líder del PP rechazó que su partido formara parte de aquella negociación, pero aceptó recibir información puntual de las conversaciones. No obstante, avisó de que su postura públicamente sería muy crítica. Durante aquellas fechas, el líder del PP mantuvo también varios encuentros con el presidente de UPN y del Gobierno foral, Miguel Sanz, para analizar el desarrollo de las conversaciones y sus posibles efectos en Navarra.

Según se recoge en los documentos difundidos por la Cadena Ser, el PSOE prometió al PP ni el Navarra ni el derecho de autodeterminación serían parte de un posible acuerdo. De hecho, y pese a que durante el otoño de 2006 en las conversaciones que PSE, PNV y Batasuna mantuvieron en Loiola las posturas llegaron a estar cercanas, finalmente no se llegó a concretar ningún acuerdo. Tampoco con ETA en las conversaciones paralelas que se mantenían en Oslo. Así se lo hizo saber el PSOE al PP.

Las negociaciones se rompieron a finales de aquel año tras el atentado de la T4, que costó la vida a dos personas. Aquello supuso de facto la ruptura de la tregua de ETA y propio proceso de diálogo. Sin embargo, es a partir de ese punto cuando el PP aprovecha la debilidad en la que queda el Gobierno de Zapatero para acentuar la presión política y social en la calle. Entre enero y abril se suceden varias movilización contra el Ejecutivo central con motivo de la política antiterrorista. Una de ellas, la del 17 de marzo, tiene lugar en Pamplona, oficialmente convocada por el Gobierno de Navarra, pero que fue acaparada por los principales líderes del PP, incluido Mariano Rajoy, que ofreció un discurso en los jardides del Palacio de Navarra.

La protesta congregó a miles de personas en la calle con proclamas comoZapatero, dimisión, Zapatero atiende, Navarra no se vende.Oficialmente, la marcha reclamaba “garantías” de que un posible acuerdo no iba a suponer un cambio “el régimen foral navarra” ya que, según Sanz “Navarra es la pieza clave en la futura negociación con ETA”. Por lo que pidió que Navarra fuera “una línea infranqueable en el proceso de negociación con ETA-Batasuna”.

contexto electoralLa manifestación se llevó a cabo pese a que el Gobierno Zapatero había roto ya los cauces de diálogo con ETA. Y aunque hubo un nuevo intento por llegar a un acuerdo, este tuvo lugar ya después de la manifestación. Fue en el mes de mayo en Ginebra, dos meses después de la convocatoria, y apenas sirvió para constatar que el acuerdo no era viable.

La tensión política sin embargo se mantuvo en la calle durante todos aquellos meses. Protestas en las que se acusaba al Zapatero de haberse “rendido” ante ETA y se alertaba sobre el futuro de la Comunidad Foral. Todo en un contexto claramente preelectoral que tuvo mucho que ver con aquella manifestación. Tanto, que tras la protesta Sanz exigió a Zapatero que garantizara que El PSN “no pactará con partidos nacionalistas soberanistas que no respetan el régimen institucional de Navarra”. Faltaban dos meses para las elecciones y, como parecía en aquel momento, UPN-PP y CDN acabaron perdiendo la mayoría absoluta. Sin embargo, la mayoría de PSN, Nafarroa Bai e IU no llegó a cuajar. El PSOE la vetó y Miguel Sanz siguió en el poder. La presión había surtido efecto.