1 de mayo, sindicatos, ¿para qué?

por Rosa Alás y Juan Ramón Sanchiz - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

acabamos de celebrar el Día del trabajador de 2018. Es el día para recordar los derechos de los trabajadores. Hasta ahí todos de acuerdo. El problema es que esos derechos, cuando se negocian en mesas en las que al otro lado se encuentra la administración, a veces, muchas veces, ésta se olvida de la realidad de los trabajadores. El Sindicato Médico de Navarra defiende a este lado de la mesa al colectivo de médicos y otros facultativos de nuestra comunidad. Un colectivo con unas condiciones laborales y salariales tan deterioradas desde hace tanto tiempo, que puede quedar profundamente marcado. Al menos en Navarra.

La semana pasada se publicaba un artículo en El Correo sobre el plan de captación de profesionales que está preparando Osakidetza para el País Vasco. Qué envidia, y ¡qué miedo! Lo primero, reconocen el problema de base: Osakidetza tiene un problema: nos estamos quedando sin médicos de familia. Y después pasan a describir parte de la solución: aumentar las plazas MIR y evitar la fuga de médicos sin plaza fija mejorando sus condiciones laborales y salariales, y eso que, nada más acabar, ya ganan más que un médico aquí con más de 20 años de antigüedad. En nuestra comunidad las cosas se hacen al revés;seguimos siendo los peor pagados de toda España y se sigue maltratando a nuestros médicos temporales: más del 50% de temporalidad (según la Cámara de Comptos), contratos de horas o días, abuso horario en verano (esclavitud más bien) con algunos contratos de 240-260 horas al mes, OPE ridículas, etcétera, etcétera.

¿Por qué este retraso de las soluciones en Navarra?

Dos motivos principales: los sindicatos de clase son los que negocian en primer y segundo escalón con la Administración (Mesa de Función Pública y Mesa General) y para estos sindicatos, la situación de los médicos no es una prioridad. En segundo lugar porque en Navarra, la Administración, esa autodenominada “del cambio y la negociación”, ha reducido drásticamente el número de convocatorias de Mesa Sectorial de Salud, donde tiene presencia el SMN. En la legislatura anterior, en el último año y medio, se convocó en 14 ocasiones;en los 3 años que dura la actual legislatura sólo se ha convocado en 9 ocasiones, como si no tuviéramos problemas de calado a resolver. Solo cabe interpretar esa reducción como una absoluta falta de interés en concertar y llegar a acuerdos con los facultativos.

Esto no lo podemos permitir ni un minuto más. Desde el SMN (uno de los sindicatos más votados en salud en Navarra y mayoritario entre los médicos) vamos a utilizar todas las herramientas a nuestro alcance para cambiar esta situación y forzar una verdadera negociación. Una negociación en la que sería de agradecer que nuestros interlocutores se den cuenta de una vez de que una sanidad sin médicos, no es posible. Será difícil, llevan años postulando lo contrario.

Firman esta carta: Rosa Alás Brun (médico de Urgencias Rurales y vicepresidenta extrahospitalaria del SMN) y Juan Ramón Sanchiz Rubio (médico de familia de AP y grupo de trabajo de Atención Primaria del SMN)