la derrota que pone fin a la temporada

Amarga y dura despedida

LEB Plata | Basket Navarra es arrollado por el HLA Alicante en el quinto partido de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a oro

Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Tomás Fernández (Alicante) tapona un lanzamiento de Dieng (BNC) durante el cuarto partido.

Tomás Fernández (Alicante) tapona un lanzamiento de Dieng (BNC) durante el cuarto partido. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Tomás Fernández (Alicante) tapona un lanzamiento de Dieng (BNC) durante el cuarto partido.

HLA ALICANTE 86 Lobo (18), Obiekwe (8), Outerbridge, Rivero (5) y Sidibe (16) -cinco inicial-;Fernández (8), Chapela (7), Nacho Díaz (7), Grossenbacher (5), Lafuente (10), Llano (2) y Matarredona.

BASKET NAVARRA 61 Davis (16), Kone (11), Arturo Cruz (6), Yárnoz (2) y Adrián García (18) -cinco inicial-;Calvo (2), Lacunza (2), Nikolic (2), Narros, Dieng (2), Del Río y Justicia.

Parciales 28-20;19-11 (47-31);25-9 (72-40);14-21 (86-61).

Árbitros Guillermo Ríos Marcos (Galicia) y Mariano Martín Palomo Cañas (Andalucía). Eliminaron por cinco faltas personales al jugador de Basket Navarra Pablo Yárnoz (m. 40).

Pabellón Pedro Ferrándiz. 1.500 espectadores.

Alicante- No pudo ser. Basket Navarra dijo adiós al sueño del ascenso a LEB Oro después de caer sin paliativos en el quinto partido de la primera eliminatoria ante un HLA Alicante que fue muy superior de principio a fin y que se ganó con todo merecimiento el pasaporte a las semifinales de los play off. Los rojos aguantaron el primer cuarto como jabatos, pero se derrumbaron a partir del segundo. Con todo, digna participación en una eliminatoria en la que dio la cara y estuvo cerca de dar la campanada, aunque la despedida resultó amarga y dura por la abultada derrota de ayer.

Afrontaba el cuadro navarro el quinto y definitivo partido de los cuartos de final de los play off de ascenso a LEB Oro con la moral por las nubes después de igualar una serie que se le puso muy cuesta arriba -dos derrotas- en el feudo del conjunto alicantino, precisamente el mismo escenario en el que ayer se resolvía quién iba a ser el rival de Ávila Auténtica en semifinales. Para ello tocaba repetir el coraje y entrega ofrecidos en el Polideportivo Arrosadia hace un par de días, algo que, quizá fruto del agotamiento o la reacción del rival, sólo pudo durar diez minutos.

Y es que fue el primer cuarto el mejor de los hombres de David Mangas, que fueron de más a menos durante el envite. Fue el único periodo en el que pudo plantar cara a un intenso Lucentum que incluso llegó a verse por debajo en el electrónico (15-18) gracias a un gran triple de Kris Davis a los siete minutos. No obstante, un parcial de 7-0 hizo que los locales se escapasen en el tanteador para llegar al segundo cuarto con ventaja de ocho puntos (28-20), una renta que sería un lastre para los rojos, que no pudieron reaccionar en un segundo cuarto horroroso para sus intereses.

Basket Navarra solo logró 11 puntos en el segundo cuarto, en una noche en la que no le salió casi nada. Negado ante el aro contrario y superado por tierra, mar y aire por los alicantinos, sólo Kris Davis y Adrián García destacaron en el capítulo anotador. Por su parte, los locales, espoleados por su público, trabajaron a destajo para encarrilar cuanto antes el partido, tratando de golpear moralmente a su rival. Un triple de Lafuente situó el colchón local en los 20 puntos (45-25) a tres minutos de enfilar el camino a los vestuarios, un descanso (47-31) que no hizo variar mucho la dinámica del choque.

La segunda mitad fue un constante quiero y no pudo por parte de un Basket Navarra al que quizá le faltó gasolina en este definitivo encuentro. La diferencia de puntos y el cansancio hicieron mella en los miembros del equipo navarro, que trataron de meterse en el partido con más corazón que cabeza. Las piernas comenzaron a no responder y el cuadro de David Varela supo administrar una cómoda ventaja que además no dudó en incrementar. La producción ofensiva visitante se redujo a nueve puntos, mientras que los locales, con el pie en el acelerador, firmaron otros 25 para llegar al trámite del último cuarto con un rotundo 72-40.

Maquilló sus guarismos (14-21) el equipo de David Mangas antes de despedirse de los play off y poner fin a una más que notable temporada en la que se soñó con el ascenso. Y la verdad, fue bonito mientras duró. - Área 11

Últimas Noticias Multimedia