Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
apuesta por una construcción sostenible y eficiente

En el centro de la vanguardia

Navarra puede presumir de situarse a la cabeza en la edificación de casas pasivas (Passivhaus) o con consumo energético casi nulo (ECCN) a nivel nacional. La apuesta por construir de manera sostenible y eficiente garantiza reducir el impacto medioambiental y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos

Texto Natalia Biurrun | Ilustración Cedida - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 01:03h

Los 5 principios básicos.

Los 5 principios básicos.

Galería Noticia

  • Los 5 principios básicos.

El parque de viviendas en Navarra supera las 300.00 casas. La gran mayoría de ellas se levantaron durante los últimos 25 años, sobre todo, entre 1991 y 2011. Sin embargo, la media de antigüedad de los edificios es de 54 años, aproximadamente unas 100.000 viviendas, lo que supone un envejecimiento urbanístico importante que conlleva una gran ineficiencia energética. Por su parte, la construcción es una actividad que no cesa -aunque sea a menor ritmo. Se estima que Navarra necesitará entre 16.500 y 24.900 viviendas nuevas para la próxima década y rehabilitar el 27% del actual parque para atender la demanda que se genera de entre 1.500 y 2.300 hogares cada año.

Asimismo, el consumo energético del sector residencial alcanza el 17% del total, una cifra que se eleva al 25% si se habla de energía eléctrica. Y buena parte de esa energía proviene de combustibles fósiles cuya combustión emite gases de efecto invernadero. Por tanto, la forma en que se construyan y se rehabiliten las viviendas es un elemento esencial en el consumo energético global.

Ante este escenario, la línea de actuación del Gobierno de Navarra en materia de desarrollo urbanístico se basa en una construcción sostenible, responsable y eficiente. La Comunidad ha sabido entender la importancia del ahorro energético y la necesidad de hacer las cosas de otra manera para que el futuro urbanístico sea respetuoso con el medio ambiente. Para ello, ha tomado como referencia el estándar Passivhaus en sus construcciones, adelantándose a la directiva europea 2010/31/UE, convirtiéndose así en precursora de este modelo sostenible a nivel nacional. De hecho, en el Soto de Lezkairu podemos encontrar el primer bloque de viviendas colectivas con la certificación del PHI (Passive House Institute) de toda España, y en Ripagaina, Sarriguren, Mutilva y Zizur, las primeras construcciones de VPO en régimen de alquiler, así como el futuro polideportivo de Sarriguren. Por su parte, el Ayuntamiento de Pamplona también está haciendo los deberes en materia de eficiencia energética con el proyecto Efidistrict, que impulsa la rehabilitación energética integral del barrio de la Txantrea. Además, ha suscrito un convenio con la Plataforma de Edificación Passivhaus que incluye, entre otros acuerdos, la formación de los técnicos municipales en esta materia.

Exigencia responsable

Hablar de edificios pasivos certificados bajo estándar Passivhaus no es solo hablar de eficiencia energética y ahorro en la factura de calefacción. Con 25 años de experiencia, fundamentalmente en Alemania, Austria, Suiza y los países escandinavos se han consolidado como la referencia más contrastada y de mayor solvencia dentro del concepto de los ECCN (edificios de consumo casi nulo).

Su concepto es sencillo y fácilmente entendible. Partiendo de un diseño y orientación optimizados plantean captar la mayor energía solar posible en invierno, reduciendo al mínimo las pérdidas energéticas gracias a una esmerada definición y ejecución de su envolvente, así como evitar el exceso de sol en verano.

Los cinco principios básicos en los que se basan este tipo de edificios son aislamiento, ausencia de puentes térmicos, ventilación mecánica con recuperación de calor, ventilación y ventanas de altas prestaciones. Aplicando estos parámetros, en comparación con otras construcciones existentes, una construcción con certificación Passivhaus garantiza un ahorro en demanda energética de climatización de hasta un 90%. En resumen, un edificio que cumpla con el estándar Passivhaus es un producto definido claramente, distintivo y consolidado, que aporta numerosos beneficios para el consumidor y para el medio ambiente incluyendo, entre otros, garantizar el consumo casi nulo de energía para climatización, evitar defectos o patologías en los edificios que propician la formación de mohos, alcanzar excelentes niveles de confort térmico y una altísima calidad del aire interior, o asegurar la disminución de la huella de carbono y otros daños ambientales derivados del derroche de energía.

Herramientas de Contenido