Fallece el escultor Julio López, creador de la realidad misteriosa

Integrado en el grupo de realistas madrileños de los 50, murió a los 88 años tras sufrir un ictus

Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Julio López Hernández.

Julio López Hernández. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Julio López Hernández.

madrid- El artista Julio López Hernández ha fallecido ayer a los 88 años en una clínica madrileña, donde estaba internado desde hace un mes tras sufrir un ictus, según informaron fuentes cercanas a la familia.

Julio López Hernández, nacido en Madrid en 1930, pertenecía al grupo de grandes artistas, junto con Antonio López, que en la década de los 50 retomaron una alternativa de la tradición realista, con el llamado realismo mágico o transcendente, alejado del realismo más académico y del vanguardismo que en esa época cultivaron Saura, Tápies y Millares. “La realidad -explicaba el escultor en una entrevista- no es solo objetiva, es múltiple y completa y nos da una visión del hombre misteriosa;la realidad puede ser impalpable, inaprensible y en ese sentido mi obra no se ciñe a ser una objetividad y potenciar al máximo la morfología humana, también es esa desaparición de lo corpóreo, la vida del espíritu, de lo etéreo, de lo que permanecerá más que tu mismo”, decía.

La hija del escultor Esperanza López Parada escribió ayer en Facebook: “Mi padre falleció esta mañana tranquilo y sedado. Había empeorado mucho el domingo. Se ha ido luchando hasta el final y con la discreción y elegancia que le caracterizaban...”. La capilla ardiente con los restos mortales del artista se instaló en el tanatorio de San Isidro, donde hoy se celebrará una misa a las 11.00 horas antes de recibir sepultura en este cementerio”.

Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen, donde hace dos años se celebró la exposición sobre el Realismo, el grupo de los realistas madrileños de los 50, en la que estaban los hermanos Francisco (fallecido en enero de 2017) y Julio López Hernández, Isabel Quintanilla (fallecida en octubre 2017) y Antonio López, lamentó muchísimo la pérdida del escultor.

Julio López Hernández (Madrid, 1930), vocal del Real Patronato del Museo del Prado, nombrado en 1993 y de nuevo en 1999 como representante de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, de la que posteriormente fue profesor de modelado, y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde entabló amistad con los artistas Antonio López y Lucio Muñoz. López Hernández obtuvo la beca Carmen del Río de la Real Academia de Bellas Artes y comenzó trabajando en la imaginería religiosa, pero pronto cambió la influencia de Donatello por la de los escultores de la llamada nueva figuración, como Henry Moore o Marino Marini.

En 1955 comenzó a hacer medallas, labor en la que logró una gran reputación, realizó numerosas exposiciones individuales y representó a España en muestras internacionales. Entre los galardones que ha recibido destacan el Premio Nacional de Medallas Tomás Francisco Prieto en 1975, el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1982 y el premio de escultura Kotaro Takamura, del Hakone Open Air Museum de Japón en 1984. - Efe

Más sobre Cultura

ir a Cultura »