‘Gala’ en comunidad

DNA ofrece este miércoles en el Auditorio Barañáin el estreno de ‘Gala’, una propuesta de Jérôme Bel en la que 16 amateurs y 4 profesionales navarros se encuentran para disfrutar de la danza.

Un reportaje de Ana Oliveira Lizarribar. Fotografía Unai Beroiz/Oskar Montero - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un momento del ensayo general de ‘Gala’, ayer en el Auditorio Barañáin.

Un momento del ensayo general de ‘Gala’, ayer en el Auditorio Barañáin. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Un momento del ensayo general de ‘Gala’, ayer en el Auditorio Barañáin.A la izda, Miguel Castillo, Roberto Romero y Estefanía de Paz;a la dcha, Carmen Oroz (directora del Servicio de Acción Cultural);Isabel Ferreira (directora de DNA) y Txuma Huarte (presidente Auditorio Barañáin).

un encuentro entre diferentes que acaban sintiéndose familia y que sacan su fuerza del colectivo y de las singularidades que aporta cada uno. Emociones, deseos, esfuerzo... Y placer. Porque, ante todo, se trata de disfrutar de la danza. No hace tener un cuerpo entrenado para hacerlo, solo la actitud de aceptarse uno mismo y a los demás y aprovechar la vivencia. Es Gala, la propuesta que el emblemático Jérôme Bel creó hace casi tres años y que se ha realizado ya en diversas ciudades del mundo con profesionales y amateurs de la danza de cada lugar. Ahora le toca a Navarra, concretamente al Auditorio Barañáin, donde el espectáculo se representará hoy (18.00 horas) y mañana (20.30 horas) dentro de la programación del Festival DNA.

Esta será la primera vez que Galase verá en el Estado, de ahí que esté prevista la presencia de espectadores de fuera de Navarra. El que no ha visitado el territorio foral ha sido Jérôme Bel, que finalmente no ha podido venir y ha enviado a dos de sus asistentes, Frédéric Seguette y Henrique Neves, que han trabajado aquí con la ayuda de Maitane Azpiroz en la gestación de este proyecto que nació en la cabeza de Bel, “una de las figuras más influyentes de la danza europea”, indicó ayer en rueda de prensa la directora del DNA, Isabel Ferreira. El coreógrafo francés destaca por su talante transgresor, “que ha puesto a prueba los límites de la teatralidad”. Él mismo afirmó en 2015 en Argentina que no le asustan ni la controversia ni la polémica. “La danza es un territorio y dentro de ese territorio yo intento andar por el borde”, señaló. Bel destaca, asimismo, por huir de las reglas y el academicismo, de ahí su gusto por trabajar con aficionados, porque, según dice, “están más pegados a lo real”. Y por su creencia en que la danza “puede ayudar a transformar la sociedad”. De esta última idea surgió Gala.Y de una pregunta: “¿Qué ocurre cuando un grupo de personas comunes y corrientes se suben al escenario y se entregan al placer de bailar?” Pues, por las experiencias vividas hasta ahora por todo el planeta, parece que lo primero que se crea es una comunidad, tanto dentro como fuera del escenario. “Una gran comunidad basada en la diversidad;tenemos desde una niña de 6 años hasta personas de más de 65”, agregó Ferreira, que, después de asistir al ensayo del lunes en Barañáin, confesó: “Hacía tiempo que no me divertía tanto;Gala es muy entrañable y destaca las singularidades que cada persona aporta a la danza”.

El casting

Con sus canciones favoritas

Jérôme Bel y el equipo del DNA comenzaron a trabajar en esta propuesta hace cuatro meses. Y hace dos realizaron el casting, para el que los aspirantes grabaron un vídeo de dos minutos bailando con la música de su canción favorita, “sin saber que en el espectáculo también iban a bailar con ella”, contó Ferreira. De esta selección salieron las 16 personas totalmente amateurs, con diversas edades, trabajos, procedencias y capacidades, que hasta el sábado no se habían reunido entre sí y con los cinco profesionales navarros que les acompañan en escena. “Cada vez que llegamos a una ciudad vivimos una aventura muy rica llena de emociones muy diferentes y muy fuertes. Todos empezamos por conocernos y acabamos por compartir esfuerzos, deseos, placeres”, apuntó Frédéric Seguette, asistente de Bel, que subrayó, asimismo, que la gala siempre se monta en apenas un par de días y unas pocas horas más de ensayos. “Es una estructura muy pensada para que funcione en muy poco tiempo”, añadió la responsable artística del DNA. Y Henrique Neves, otro de los asistentes, remarcó que con este montaje no solo se trata de diluir las líneas entre el error y el éxito, sino también de “poner en valor que hay diferentes maneras de hacer las cosas y que unas no son mejores que otras”. Además, “en la negociación entre los intérpretes y el material a veces se producen fricciones y eso es bueno porque genera frescura y espontaneidad”, continuó el ayudante portugués.

En el lado de los intérpretes, Miguel Castillo, alumno del Centro Ocupacional El Molino, dijo estar muy contento de participar en este proyecto porque cree que hay que “luchar por tus sueños y por la danza” para conseguir que salga “lo mejor de nosotros con magia y pasión”. Tefi de Paz, a la que conocemos por su faceta teatral y clownesca, se mostró agradecida por haber sido aceptada en el casting y valoró lo importante que es “ser libre y aceptarte y quererte a ti misma tal y como eres”. De las vivencias de los últimos días, destaca que el proceso ha sido “cañero” y “divertido” y que los participantes han hecho piña, “como una familia”. “El ambiente es maravilloso, nos hemos cuidado, hemos compartido material, hemos hablado de todo después de los ensayos...” Bailar con una música especialmente escogida es “una experiencia muy íntima”, añade Roberto Romero, para quien en Gala “es la humanidad quien baila”.

En definitiva, se trata de “crear comunidad desde el trabajo. Cada uno tiene su papel y a la vez el grupo tiene su responsabilidad”, que debe ejercer para queGala funcione. Ahí reside la libertad.

los participantes

En escena. África Arcos, Ana García, Debora Aua Cassama Sani, Fermín López, Irune Sesma, Jon Barbarin, Leidys Carabante, Luar Irigibel, Luciana Croatto, Lupe Ábaco, Maite Crespo, María Arcos, Martxel Rodríguez, Miguel Castillo, Nanuk Barriuso, Roberto Romero, Rosa Paredes, Tefi De Paz, Aurora Moneo, Anouar Merabet.

Funciones. Hoy, a las 18.00 horas;mañana, a las 20.30 horas, en el Auditorio Barañáin. Las entradas cuestan 10 euros.