Carta al futurible

Daniel Ezpeleta - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

“El futuro es muy oscuro trabajando en el carbón”, dice la canción. Creo que es la mejor definición del futuro, de algo que no existe más que en el presente y en la cabeza. Si cada día vas a clase y te esfuerzas en asimilar lo que un profesor o una profesora te explican, tomas apuntes, entiendes que la mayoría de las palabras que te suenan a muerto o a curar es griego antiguo, serás un buen médico;quizás. Si te gusta manejar la madera, el formón y la gubia, te das algún martillazo, sangras por un corte y esperas a que la uña negra se caiga, serás carpintero o escultor de renombre;quizás. Si te gusta un instrumento con cuerdas y un arco con crin de caballo o eres capaz de sacar un sonido de una caña hueca con agujeros a puro de intentarlo una y otra vez, serás el mago del universo y serás músico y te podrás ganar la vida haciendo lo que te gusta;quizás. Si llegas a pensar que a pesar de todo lo que ves y oyes no merece la pena matar, porque en principio todos tenemos derecho a vivir, dejarás las armas y el ejército;quizás. Si quieres jugarte la vida por los demás, te harás bombero;quizás. Si eres joven y guapa, simpática y rebelde, y entiendes las broncas de tu madre;tocas el piano, cantas como los ángeles y ganas un concurso, serás y eres Amaia, no Tomillo sino Romero;y escribirás tus propias canciones y serás cantautora de calidad si no haces caso a los fatuos cantos de sirena;quizás. Cualquiera de vosotros solamente podréis superar vuestra quimera si os gusta la poesía, y sin quizás, no te podrás ganar la vida con ella.