El hambre y la filosofía

Haydee Fernández Erro - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La filosofía es una escuela de libertad, una escuela en la que los únicos profesores somos nosotros mismos. No nos proporciona beneficios materiales, sino que nos ayuda a comprender el mundo y tomar decisiones libres… Esta área tan amplia recoge las aportaciones de las ciencias y las integra en una visión más global, trata problemas humanos como el origen del universo, interpreta y analiza los porqués y las consecuencias.

La filosofía puede ser estudiada desde los temas que han tratado los diferentes filósofos o como una manera de obtener una actitud reflexiva y crítica, elaborar buenas argumentaciones, es decir, filosofar sobre lo que nos rodea. A partir de esto, cada uno es libre de interpretarla como mejor considere.

Vayamos más a nuestro día a día, a los problemas que alberga nuestro mundo, como el hambre, un tema del cual ya se ha hablado y se ha oído mucho, pero centremos las ideas y vayámonos a las bases. Siempre nos dicen que el hambre debemos pararlo cada uno desde su casa, y así es, como evitar el malgasto, racionar las comidas… pero, ¿no será que el hambre empieza también desde el mal reparto del alimento?, ¿por qué están los que tienen mucho y reciben más, y los que tienen muy poco y no reciben nada? La filosofía, como hemos dicho antes, es una escuela, ¿por qué no la utilizamos para concienciar sobre esto? ¿Por qué no la usamos de otra manera?. Empecemos a tomárnosla un poquito más en serio, dejemos que entre en nosotros y nos ayude a tomar decisiones libres. Hagamos este mundo un poco mejor entre todos.