Vecinos de Santa María la Real piden retener servicios y que la nueva biblioteca se sitúe en la trasera del Tenis

Reclaman la mejora de la frecuencia de las villavesas y una nocturna que llegue hasta Monjardín

Laura Garde Javier Bergasa - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vecinos de Santa María la Real y Lezkairu, ayer durante el Foro de Barrio.

Vecinos de Santa María la Real y Lezkairu, ayer durante el Foro de Barrio.

Galería Noticia

Vecinos de Santa María la Real y Lezkairu, ayer durante el Foro de Barrio.

“Mejorar las infraestructuras del José Vila, por ejemplo, ayudaría a hacer barrio”

milagrosa- Los vecinos de Santa María la Real reclaman la proximidad de los planes de una Escuela Infantil y de un Colegio Público, el centro de salud y un local para la asociación cultural, proyectados ahora en Lezkairu. Estas dotaciones les “alegra y molesta a la vez porque hacen que esta zona de Pamplona quede olvidada”: “Estoy contenta por los vecinos de Lezkairu pero no sé cuándo nos van a llegar a nosotros estos cambios. Llevo más de 50 años viviendo en Santa María La Real, y casi los mismos pidiendo dotaciones y servicios que de verdad hagan barrio, y no han llegado”, reclamó Vitori en el Foro de Barrio. Por ello, Marga solicitó al Ayuntamiento que el solar de la trasera del Tenis -pendiente todavía de la subasta- sea la ubicación de una futura biblioteca: “Ya que las escuelas y el centro de salud van a Lezkairu, nos gustaría que el proyecto de biblioteca se quedase aquí”. Por su parte, Pili puso como ejemplo el civivox: “Llevábamos muchos años esperándolo y cuando lo hicieron dejó mucho que desear. El espacio es muy pequeño y no resuelve todas nuestras necesidades. Muchos nos tenemos que acercar hasta Iturrama”. Asimismo, subrayó la idea de “hacer barrio” mejorando las infraestructuras de José Vila: “Lo que da vida a las calles, que es lo que buscamos, son estos espacios”, añadió.

Javier Leoz, concejal de barrio y quien se encargó de recoger las propuestas de los vecinos y vecinas, recordó que las dotaciones que se dan a Lezkairu pueden ser utilizadas también por los residentes de Santa María la Real, y aseguró que el Consistorio “ya está trabajando en algunos aspectos”. Así, tras alquilar el local para la Asociación Cultural, ahora busca otro en Santa María la Real: “Para actuar tenemos un presupuesto que hay que repartir entre todos los barrios y no podemos hacer todo lo que queremos cuando queremos. Estamos trabajando en peticiones que ya habíais hecho. Aunque poco a poco, Santa María la Real va transformándose en lo que deseamos”. De hecho, destacó algunos de los proyectos que ya se han llevado a cabo, como la remodelación del patio de juegos de José Vila, donde se han instalado una pista de fútbol 5 y otra de baloncesto y un workstreet (gimnasio para mayores de 12 años);la urbanización de la plazoleta en la calle Mutilva Baja junto al Tenis y la prolongación de la travesía Monjardín;y la disposición de sistemas de riego para los jardines de la escalera de la avenida de Cataluña.

tráfico y villavesasSigfredo Martín, arquitecto, estuvo presente en el Foro de Barrio para explicar las fases del Plan Especial de Actuación Urbana (PEAU Milagrosa) y escuchar para después contemplar, al igual que Leoz, las demandas de los asistentes. Martín definió el PEAU como la figura que proporciona sentido a las pequeñas actuaciones tanto en espacios públicos como privados, aunque poniendo el foco en los primeros para facilitar la relación de Santa María La Real con La Milagrosa y Lezkairu. La primera fase del plan está basada en un proceso participativo no convencional: hasta mediados de junio, simultáneo a un proceso de información y análisis, se convocarán reuniones vecinales para albergar sus proposiciones. Después del verano, en una segunda fase de cuatro meses y considerando diversas alternativas técnicas y sociales, un equipo de expertos redactará el anteproyecto, desarrollado en la tercera fase.

Marga criticó, por un lado, que en Santa María la Real están “aislados” por los Edificios Inteligentes y por las seis torres de la avenida de Cataluña, “que iban a construirse con cuatro alturas y terminaron siendo de once”;y, por otro, el ruido, el tráfico y la contaminación de la misma travesía: “Habría que aprovechar la cercanía a la Universidad Pública de Navarra y que el barrio se está rejuveneciendo (porque hay parejas que no pueden comprar un piso en Lezkairu) para darle la vuelta”. Pili desearía que se peatonalizase la calle Tajonar: “Los peatones necesitan más visibilidad. Hay puntos en los que los contenedores, por ejemplo, no dejan ver a los coches si pasa alguien o no por los pasos de cebra”. Además, la villavesa nocturna continúa en el punto de mira de los vecinos. “Hay una línea que pasa por la avenida de Zaragoza, lejos;y otra que va a hasta la avenida de Juan Pablo II. Nos gustaría que esta llegase hasta la calle Monte Monjardín”, concluyeron.

asociación vecinal de lezkairu

Trabajo de barrios conjunto

Mayor frecuencia de la línea 22. José y Yolanda, integrantes de la asociación vecinal, animaron en el Foro de Barrio a los vecinos de Santa María la Real a unirse al colectivo para trabajar conjuntamente por el futuro de ambos barrios y organizar actividades para propiciar las relaciones entre los vecinos y la vida de barrio. De la misma manera, reivindicaron una mayor frecuencia de la nueva línea de villavesa 22: “Tiene bastante afluencia y pasa cada media hora, pero la mayor parte del tiempo parada en la calle Valle de Egüés”. - L.G.