La Merindad de Olite impulsa la figura del promotor escolar

Promueve la inclusión socioeducativa de menores en situación de riesgo

Ainara Izko - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Presentación del proyecto para consolidar la figura del promotor escolar en Olite.

Presentación del proyecto para consolidar la figura del promotor escolar en Olite. (A.I.)

Galería Noticia

Presentación del proyecto para consolidar la figura del promotor escolar en Olite.

olite- Abordar de forma específica la inclusión socioeducativa del alumnado en situación de riesgo de exclusión social o vulnerabilidad y sus familias a través de la figura del promotor escolar. Este es el principal objetivo de un proyecto que abarca a centros educativos de diez localidades de la Merindad de Olite, en especial Marcilla y Caparroso, y cuya financiación corre a cargo tanto del departamento de Educación como de la Obra Social la Caixa (5.600 euros). Una colaboración público-privada que ha permitido dar continuidad a esta iniciativa hasta junio y consolidar la figura del promotor escolar, ya que la subvención obtenida no era suficiente para terminar el curso.

En concreto, Iñigo Pérez (integrador social), trabaja cuatro días a la semana en el IES Marqués de Villena de Marcilla, centro pionero en introducir esta figura gracias al impulso de la Mancomunidad de Servicios Sociales de la Zona de Olite-Erriberri y de la Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kaló (tal ha sido su éxito que se ha extendido a siete Mancomunidades más). Esto fue en el curso 2015/2016, ampliándose luego su área de influencia al CPIP Virgen del Soto de Caparroso. Si bien, también atiende aquellas demandas y necesidades que surgen en otros centros de la Mancomunidad, previa valoración del equipo técnico del proyecto, en Ujué, Tafalla, Olite, Beire o Rada. En este sentido, cabe destacar que la presencia del promotor en Caparroso y Marcilla no es casual, dado que ambas localidades comparten elevados porcentajes de absentismo escolar.

Según indicó el propio Pérez, en el último año ha realizado más de 100 intervenciones, algunas de ellas puntuales y otras, prolongadas en el tiempo. Destaca la mediación en conflictos entre escolares, familiares o entre profesores y alumnado, aunque también en conflictos virtuales. También lleva a cabo actividades de prevención de consumo de drogas e imparte talleres y dinámicas en los centros;trata el absentismo escolar;problemas de carácter personal;realiza orientación académica;seguimientos de salud, higiene y conductas de riesgo;detección y derivación de menores en posible desprotección (pobreza, situaciones de castigos físicos, etc.);o interviene en la acogida de nuevos alumnos en el centro. En estos tres cursos, la comunidad educativa ha recibido su labor de forma “muy positiva”, reconoció Pérez.

En definitiva, este proyecto persigue “reforzar los mecanismos que potencian el trabajo en red con los colectivos e instituciones de la zona de Olite implicados en la inclusión social y educativa;mejorar la participación educativa de las familias y del alumnado en situación de absentismo escolar o exclusión social, para lograr una inclusión plena;e identificar el alumnado en situaciones de conflicto personal y riesgo social para diseñar e implementar medidas encaminadas al apoyo en estos casos”, resumió Andoni Lacarra, presidente de la Mancomunidad, quien calificó de “necesaria” y “demandada” la figura del promotor escolar, que bajo su punto de vista debería asumir el Gobierno de Navarra.

Por último, Ana Díez Fontana, directora territorial de CaixaBank, recordó que a través del programa CaixaProinfancia de lucha contra la pobreza infantil, en España se ha atendido a 64.000 niños y a 37.000 familias.