Un poderoso esprint final

5ª etapa el italiano enrico battaglin vence imponiéndose con fuerza en los metros finales en una jornada en la que rohan dennis retuvo la ‘maglia’ rosa de líder

Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Enrico Battaglin, imponiéndose en el esprint final de la 5ª etapa.

Enrico Battaglin, imponiéndose en el esprint final de la 5ª etapa. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Enrico Battaglin, imponiéndose en el esprint final de la 5ª etapa.

madrid- El italiano Enrico Battaglin (Lotto Jumbo) ganó de nuevo en el Giro cuatro años después, gracias a un poderoso esprint que le dio la quinta etapa entre Agrigento y Santa Ninfa con un recorrido de 152 kilómetros, en la que el australiano Rohan Dennis (BMC) retuvo la maglia rosa.

Battaglin, de 28 años, ganó la partida por velocidad a su compatriota Giovanni Visconti (Bahrain) y al portugués José Gonçalves (Katusha), en una llegada reducida por las caídas y un repecho final que le permitió por fin imponerse.

El grupo de favoritos cruzó la línea con el mismo tiempo, si bien el colombiano Miguel Ángel López (Astana) perdió un puñado de segundos por una caída. El australiano Rohan Dennis (BMC) volvió a luchar con éxito por su jersey rosa y lo retuvo con éxito. El holandés Tom Dumoulin (Sunweb) se mantuvo a 1 segundo y el británico Simon Yates (Mitchelton) es tercero a 17.

Mullen y Laurent Didier (Trek-Segafredo), Zhupa (Wilier) y Andrea Vendrame (Androni) formaron la aventura del día apenas bajó la bandera de salida. Por delante tres cotas de cuarta y un final chisposo con una rampa del 12 por ciento donde debían salir los aspirantes de la etapa y no despistarse los de la general.

Perfecto entendimiento entre los 4 en vanguardia con licencia de un pelotón que nunca permitió un retraso superior a los 5 minutos. Fuga controlada que empezó a languidecer en los últimos 30 kilómetros.

En Santa Margherita del Belice, a 62 de meta, la diferencia era de 3.28 minutos, que se redujo en la cota de Partanna, a 39 de la llegada, a 2.10.

La colaboración entre los huidos la rompió el italiano Andrea Vendrame (Androni) con un ataque a 23 del final, lo que animó aún más a un pelotón que ya rodaba sin piedad dispuesto a devorar a los protagonistas iniciales.

Mitchelton tomó el mando del grupo a 9 de Santa Ninfa y terminó por echar abajo las ilusiones de Vandrame unas pedaladas después. Restaba el aliciente final en cuesta. Ya no hubo tregua. Surgió la lucha por la colocación a alta velocidad, los saltos e intentos de emboscada.

Carrera loca a la hora de la verdad. Wellems, como en la víspera, trató de sorprender, pero se le echaron encima Pozzovivo y Stybar. se trataba de un rival demasiado peligroso. Ya en el último esfuerzo en subida lo intentó Diego Ulissi. Froome sufría en el grupo principal, así como Dennis, pero ambos lograron unirse al tren.

En la recta de meta no hubo color. Enrico Battaglin echó el guante a Ulissi y le rebasó con claridad. El italiano, ganador de dos etapas anteriores en el Giro, en Serra San Bruno en 2013 y en Oropa en 2014, se reencontró con la victoria. - Efe