A la contra

Peleas de barro

Por Jorge Nagore - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Se está poniendo de moda el término Beltranización, que consistiría en llevar la política a extremos de la hipérbole, el absurdo y la mentira sin ninguna clase de vergüenza, solo con el objetivo de pescar fieles entre el no se puede negar amplio caladero de votos que aún mantiene la derecha y la extrema derecha navarra. Beltrán, que habla de la Batasunización de Navarra con total desprecio a la realidad, va a marchar ahora en una caravana de ruta por Navarra tal que las vacas de Macua a explicar lo de la “imposición del euskera”, en aforos que visto el éxito que tuvo en sus charlas sobre la Batasunización jodido estará que den para organizar un seismus. Yo, sinceramente, le entiendo. Le entiendo porque cuando eres la filial del PP que menos votos recibes de todo España -un 3,93% en las últimas forales, ni Albiol lo hace peor en Cataluña con su 4,24%. En el País Vasco están en el 10,11% y en el resto muy por encima- y sabes perfectamente que viene por detrás Cs -iba a poner por tu derecha, pero no creo que haya hueco más a la derecha, van a tener que pasar o uno u otro, chocándose también con UPN, que a su vez ha visto la maniobra pepera y también se ha Beltranizado- y que te pueden sacar del Parlamento con total tranquilidad hay que tirar de todo. Con los datos de 2015, 3.000 votos menos te hacen bajar del 3% para tener representación y te quedas sin parlamentarios, lo que no ha ocurrido jamás -de 1991 a 2007 fueron en coalición con UPN- desde la primera vez que se presentó Alianza Popular en 1983. Beltrán cobra unos 60.000 euros brutos anuales e imagino que por decir sandez tras sandez sin trabajarse las comisiones o los temas concretos es una bonita cifra, así que en esas está, a la busca y captura de los votos que también se disputan UPN, Cs y cómo no ese PSN que a efectos reales bucea en parecidos lagos. Nos espera un año inenarrable.