Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Enrique Goñi cierra su paso por el Parlamento sin justificar por qué Caja Navarra no superó la crisis

Se escuda en el apoyo del Banco de España y el buen resultado para los accionistas de la absorción por parte de CaixaBank
Dice no recordar si Can pagó a Gabriel Urralburu como asesor legal

Juan Ángel Monreal / Patxi Cascante - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Enrique Goñi, a su llegada ayer al Parlamento de Navarra.

Enrique Goñi, a su llegada ayer al Parlamento de Navarra. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Enrique Goñi, a su llegada ayer al Parlamento de Navarra.

pamplona- Cuatro largas sesiones y casi 32 horas después, Enrique Goñi dejó el Parlamento de Navarra sin haber respondido a algunas cuestiones esenciales y prendido al mismo argumento con el que llegó a la Cámara el viernes 13 de abril. A su juicio, Caja Navarra no ha desaparecido, sino que se ha transformado, ha llegado finalmente al mejor puerto posible y toda su gestión, desarrollada entre 2002 y 2012, contó siempre con la aprobación del Banco de España. Su honorabilidad, además, se encuentra certificada por los tribunales, que no han encontrado delito en el final de una entidad de crédito centenaria.

Siguen flotando, sin embargo, muchas cuestiones en un magma de elusiones, datos mezclados y réplicas con las que Goñi trató de aprovechar su mayor dominio de los balances y la terminología bancaria. Tras centenares de preguntas, no han sido esclarecidas muchas cuestiones. A saber: el coste de una expansión especialmente ambiciosa entre 2005 y 2007, con los precios de los inmuebles en lo más alto, así como su impacto en la solvencia;la conveniencia o no de ejecutar con cargo a reservas las prejubilaciones de 2002-2004;cómo fue posible que, en el periodo de mayor crecimiento económico, los recursos propios de Caja Navarra engordasen por debajo de la media del sector y mucho menos que los de su más directo competidor en la Comunidad Foral. Y tampoco fue posible entender las distintas opciones que tenía Caja Navarra en 2009, antes de embarcarse en una fusión con entidades que podían presumir de ciertas virtudes, pero cuya tasa de morosidad y exposición al sistema inmobiliario las iban a condenar de forma inevitable. En suma, ni Geroa Bai, ni EH Bildu, ni Podemos, ni Izquierda Ezkerra lograron que Goñi admitiese errores, que era posible haber llevado a cabo otra gestión durante la década en la que estuvo al frente de la entidad.

Por supuesto, la comparecencia tampoco ha servido para descubrir quién fue el arquitecto de una junta de entidades fundadoras y una comisión permanente que abonaban dietas opacas a altos cargos de UPN y PSN. No ha quedado acreditada, por ejemplo, la necesidad de que una caja regional, de trayectoria históricamente discreta, pagara los viajes a clientes de alto poder adquisitivo;ni se han justificado los salarios elevadísimos del equipo directivo, más allá de una lógica de mercado que olvida la inspiración de servicio público con la que surgieron las cajas.

Durante todos estos días, y más allá de algunos encontronazos ásperos a propósito de un tortuoso proceso judicial que ha quedado en nada, Goñi ha pasado de puntillas por aquellos asuntos que menos le convenían. Ayer ofreció también algunas muestra de ello. Y en el inicio de el interrogatorio de Adolfo Araiz (EH Bildu), ni siquiera recordó si Gabriel Urralburu o alguna empresa participada por el expresidente navarro había facturado por asuntos legales a Caja Navarra en los últimos años.

Tampoco explicó ayer Goñi el dinero abonado en Viálogos a Enrique de Mulder, de quien Podemos considera que cometió fraude fiscal . Y justificó por el contexto la pérdida de personal. “Como dijo el gran Julio Cerón -señaló para ilustrar la reconversión pasada y futura del sector-, la ley de la gravedad no es nada en comparación con lo que nos espera”.