Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Memoria histórica a pico y pala

jóvenes de berriozar trabajan para adecentar el paraje de la esparzeta, donde se exhumaron los cuerpos de cuatro fugados en 1938 del fuerte de ezkaba

Un reportaje de Mikel Bernués. Fotografías Unai Beroiz - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

AIbai García le ha tocado hacer surcos con la azada. Jon Goldarazena ha marcado caminos con la pala y ha colaborado con las escaleras. Y Oihan Astondoa ha levantado piedras para colocarlas alrededor de la charca. “Venimos todos los miércoles a quitar hierbas, limpiar la charca... y ahora estamos poniendo unos troncos para asientos”, explica Luna González. “Hacemos un parque natural como homenaje a los que fusilaron en Ezkaba”, añade Izone Zaratiegui.

Con esta motivación una quincena de chavales y chavalas de entre 12 y 14 años se volvieron a reunir ayer en el monte Ezkaba, cerca del casco antiguo de Berriozar, en el conocido como paraje de la Esparzeta. Para algunos es además una buena excusa para echar la tarde “y así no estudio, que me da mucha pereza”. Otros explican su presencia con un simple “porque sí”, llegan animados por su cuadrilla o para hacerle la pelota a la profesora de Geografía e Historia Naiara Uría. “Si estamos aquí igual nos sube la nota...”, dicen medio en serio medio en broma.

Pero todos participan en la adecuación del lugar donde fueron fusilados 4 fugados del Fuerte de Ezkaba. Y salvo algún despistado, todos conocen la historia y honran la memoria de las víctimas a pico, azada, rastrillo y pala.

En el punto exacto en el que fueron exhumados los restos de los asesinados lucen desde ayer, gracias a la ayuda de un camión pluma, cuatro enormes piedras rodeadas de tomillo recogido en las orillas del camino. Una por cada víctima. Un quinto pedrusco -que no se aprecia en la imagen- advierte de otro cuerpo que según los testimonios también fue fusilado y no ha sido localizado.

una oportunidadCuenta Iñigo Subiza que después de las prospecciones para dar con los cuerpos “el sitio se quedó un poco desangelado”. Y desde el Plan Socio-Educativo de Juventud del Ayuntamiento de Berriozar vieron una oportunidad “para que los jóvenes pudieran conocer la historia y tuvieran relación con lo que aquí pasó”. Así que pensaron “oye, vamos a darle forma al espacio. No queríamos grandes transformaciones, pero sí ponerlo txukun, bonito”.

“Primero dábamos información y presentamos cómo fueron las exhumaciones. Luego hicimos un preproyecto de parquecito de la memoria. Y en esas estamos”. Queda tajo por delante, pero ya existe una zona con tocones para sentarse “al estilo de la asamblea del conquistador”, un espacio verde, el monolito y una laguna, un puente para salvar un desnivel y unas escaleras de acceso junto a la placa que, anclada a una piedra desde 2014, recuerda a las víctimas de la represión fascista.

“Se trata de que tengan contacto con lo que aquí pasó mediante este espacio”, añade Subiza, que destaca el trabajo de muchos por una causa común “con algo tan importante como la memoria histórica” y cómo “los chavales se han enganchado. Es un espacio y una dinámica sana y comprometida... ahora que tanto se critica a los chavales porque no se comprometen con nada”, dice en defensa de la chavalada.

la inauguración, el 22Algunos jóvenes piensan que, como son un buen puñado, les va a dar tiempo. Otros niegan tajantes con la cabeza. Sea como sea, el próximo día 22 de mayo, coincidiendo con el 80º aniversario de la fuga, el paraje de la Esparzeta se inaugurará de forma oficial.

“Hay que reconocer el trabajo de la chavalería, porque están totalmente motivados. Este grupo es el segundo curso que viene, ha ido in crescendo y hoy es bastante numeroso. Y esto hace que sientan como propio el espacio, algo muy importante. Estamos haciendo que cuaje, que cale”, dice por su parte Xabi Gallo.

Herramientas de Contenido