a las 21.00 horas en el nuevo san mamés

Gloucester y Cardiff abren el espectáculo

Challenge Cup | ingleses y galeses pugnan esta noche por la primera de las finales que han traído a Bilbao en la gran fiesta del rugby europeo

Nagore Marcos - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los jugadores del Cardiff Blues, al igual que los del Gloucester, quedaron muy contentos con el escenario de la final de esta noche.Foto: Oskar González

Los jugadores del Cardiff Blues, al igual que los del Gloucester, quedaron muy contentos con el escenario de la final de esta noche.Foto: Oskar González

Galería Noticia

Los jugadores del Cardiff Blues, al igual que los del Gloucester, quedaron muy contentos con el escenario de la final de esta noche.Foto: Oskar GonzálezLos jugadores del Gloucester, durante el entrenamiento de ayer en San Mamés.Foto: Pablo Viñas

pamplona- Tras muchos preparativos, esta noche por fin Bilbao dará inicio a la gran fiesta del rugby europeo con la disputa de la final de la Challenge Cup, en el primero de los dos encuentros que acogerá la capital vizcaína. De esta forma, son el Gloucester inglés y el Cardiff Blues galés los equipos encargados de prender la mecha del txupin a las 21.00 horas. Será entonces cuando ambos conjuntos salten al verde de San Mamés para jugarse el título de la segunda competición continental. Un torneo que, por primera vez en su historia, sale de las fronteras del Seis Naciones para aterrizar en Bilbao, donde ya se ha dispuesto todo para que este fin de semana se convierta en un intenso festival de rugby. “Es un gran acierto que las finales se hayan traído aquí, es un lugar impresionante y una buena forma de que la competición evolucione hacia nuevas metas”, explicó ayer Ed Slater, capitán del Gloucester. Y de igual opinión fue su homólogo en el Cardiff Blues, Ellis Jenkins: “Estamos muy ilusionados de estar en Bilbao, no es el típico viaje que solemos hacer con el equipo, por eso es increíble para nosotros tener la oportunidad de jugar en un sitio diferente como este”.

Lo cierto es que esta noche se enfrentarán enLa Catedral dos equipos con el mismo objetivo, pero con tendencias muy diferenciadas. Y es que mientras el conjunto galés llega a la final con la moral alta tras acabar primero de su grupo y superar con facilidad sus encuentros de cuartos y semifinales;el Gloucester comparece con la incertidumbre que otorga unos últimos resultados bastante malos. Porque, a principio de temporada, el club inglés llevó a cabo una auténtica revolución: colocó al controvertido Johan Ackermann en el banquillo, sustituyó algunos jugadores relevantes y cambió su estilo de juego.

Y, aunque al principio las sensaciones fueron inmejorables, en los últimos partidos el equipo dio un bajón de juego preocupante. “Obviamente estuvimos decepcionados las ultimas dos semanas, pero en una final poco importa el pasado. Ya es un privilegio estar aquí, pero ganar el título nos daría el espíritu y la confianza del inicio de temporada”, reconoció el técnico del Gloucester.

Sin embargo, los ingleses tendrán enfrente a un Cardiff Blues que también viene dispuesto a levantar el trofeo de la Challenge Cup. “Lo más importante para nosotros es llevarnos el título, lo hemos hecho muy bien en este torneo y nuestra defensa ha mejorado mucho, así que creo que estaremos a la altura”, admite Danny Wilson, el entrenador del Cardiff Blues.

Estilos diferentesEn San Mamés comparecerán dos equipos que ya han conseguido clasificarse para la Champions Cup de la temporada que viene, por lo que el título de la Challenge sería la despedida perfecta a una buena temporada. Sin embargo, Cardiff Blues y Gloucester dispondrán sobre el césped dos estilos de rugby diferentes. Los primeros, que esperan repetir el éxito de 2010, cuando se convirtieron en el primer conjunto galés en levantar este trofeo, darán gran valor al trabajo defensivo, puesto que es el que les ha llevado hasta la final. “El Gloucester nos atacará por todas partes porque está muy bien guiado y es muy peligroso, así que la defensa será clave para nuestro juego. Tendremos que jugar con todas nuestras fuerzas para conseguir llevar nosotros el ritmo y, después, intentar atacar”, explicó Wilson.

El club inglés, por su parte, llega a esta final con la intención de sumar su tercera Challenge Cup -tras la conseguidas en 2006 y 2015-, pero con el mal sabor de boca que le dejó la derrota en la pasada final de este torneo europeo. Por ello, Ackermann avisa: “El Cardiff representa una gran amenaza por su manera de jugar, tienen una calidad excepcional, por eso el partido podrá caer de nuestro lado si jugamos físicamente y de forma agresiva, como ellos. Mis jugadores ya han jugado varias finales de este torneo, conocen la presión y lo que está en juego y eso puede ser un punto a nuestro favor”.

Challenge cup

21.00

San Mamés acoge esta noche la primera final continental del menú organizado para este fin de semana. Ingleses y galeses darán color a unas gradas de San Mamés que rozarán el lleno a la espera del plato fuerte de mañana.