La charla

La última bala

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

s i el Oeste americano fue como nos cuentan, me imagino que llevar una pistola agarrada a tu cinturón todo el día, cuando menos, sería incómodo. Supongo que el arma estaría reservada para el sheriff y para el pistolero de turno, aunque si a día de hoy andan como andan, qué sería hace tantos años.

En el fútbol de momento no hay pistolas, a pesar de que un presidente griego saltó a un campo hace poco con una y no tenía mucha pinta de sheriff precisamente, sino de mafioso pistolero.

El cargador de un equipo de fútbol tendría en categoría nacional 38 balas o lo que es lo mismo una por partido. Este fin de semana la Segunda B y la Tercera División van a apretar el gatillo de esa famosa última bala que sabe Dios si dará en el clavo o les explotará en sus manos.

Los descensos de Segunda División B y los posibles ascensos de Tercera División son un dolor estómago para medio fútbol navarro

En el grupo navarro de Tercera División son muchos los equipos que deben afinar bien su último disparo. Por arriba Burladés y Cirbonero parece tendrán que esperar decisiones burocráticas para saber si los últimos tres puntos en juego les pueden hacer llorar o reír. Vaya desastre.

Por abajo ya están los tres descensos solventados, pero por el puñetero efecto cascada aquí no sabremos quién más desciende hasta dentro de un mes como mínimo. Los descensos de Segunda B y los posibles ascensos o descensos de Tercera son un dolor de estómago para medio fútbol navarro. En Autonómica y Preferente no solo tienes que gastar bien tus balas sino que durante un mes juegas partidos, pero con tu cargador vacío. Angustia pura.

El panorama nacional está igual, son varios los casos de clubes que tienen en los tribunales federativos sus casos por dudas a la hora de descensos, ascensos o jugar fases o promociones. Yo creo rotundamente que todos tendrán sus razones y ningún equipo será el culpable. A estas alturas de temporada ese tipo de decisiones tan importantes ya tenían que estar más que tomadas y de este modo las balas serían solo los partidos, que esto parece el mismísimo Oeste. Sin perdón.

El autor es técnico deportivo superior