Amaia Romero: “Nuestra actuación no es fingida, no hacemos un teatrito, es de verdad y queremos disfrutarla”

Sumergida en una vorágine de entrevistas, Amaia Romero hace un hueco en su apretada agenda para atender desde Lisboa a DIARIO DE NOTICIAS

Una entrevista de Fernando F. Garayoa - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Amaia y Alfred, el jueves en Lisboa.

Amaia y Alfred en Lisboa. (RTVE)

Galería Noticia

Amaia y Alfred, el jueves en Lisboa.Amaia y Alfred, ayer en Lisboa.

pamplona- A las puertas de actuar mañana en la final de Eurovisión, y a pesar del trajín al que está siendo sometida, la navarra Amaia Romero se mostraba ayer tranquila, con las ideas muy claras y las claves de su interpretación absolutamente interiorizadas. La cantante atendió a DIARIO DE NOTICIAS desde Lisboa, en una conversación en la que apenas se apreciaban actitudes nerviosas. Todo lo contrario, Amaia mantiene su carácter y su naturalidad;eso sí, apenas han pasado unos meses desde que dejara la academia de Operación Triunfo y ya demuestra un aplomo y unas tablas a la hora de atender a los medios de comunicación que, cuando menos, sorprenden.

Quizá, como dice ella, suene a tópico, pero de sus palabras se desprende con auténtica verosimilitud que, al margen del foco mediático, están disfrutando de la experiencia y han conseguido reafirmarse y mantenerla premisa de disfrutar de su interpretación por encima de todos.

Favoritos, menos más favoritos, más favoritos, ¿de qué forma afecta toda esta pléyade de encuestas, apuestas y pronósticos a la concentración de cara a la actuación del sábado?

-No nos fijamos mucho en las apuestas ni en los favoritos porque puede pasar cualquier cosa. No pensamos en si vamos a quedar primeros o últimos, la posición nos da un poco igual... aunque esto suene a tópico, es verdad, porque no depende de nosotros. Lo único que está en nuestra mano es disfrutar la actuación, cantar, conocer gente nueva y pasarlo bien, así que nos centramos en eso.

Tras la semifinal y los pases previos, ¿en qué habéis incidido a la hora de mejorar o apuntalar pequeños detalles?

-Había días en los que ensayábamos la canción un montón de veces y al final estábamos un poco cansados, en plan de ¡vamos a terminar! (risas). Bueno, eso solo fue un día (risas). Pero, la verdad es que estamos súper cómodos cantándola. En el primer ensayo, cuando vimos la iluminación y la puesta en escena, no encajaban muy bien con la idea que teníamos nosotros de cómo iba a ser. Pero fue cuestión de hablarlo, decirles lo que queríamos y ya está arreglado, así que ahora estamos súper contentos.

Muchas personas sueñan con vivir momentos así, con galas o conciertos como el de mañana. Algunos lo logran, como vosotros, y otros, la mayoría, no. Pero, ¿cómo ha soñado Amaia este momento, esa gala del sábado?

-Yo, sobre todo, no voy a estar pensando o concentrada en que estoy en Eurovisión y en que me están viendo millones de personas, porque, al final, eso te desconcentra y te saca de la interpretación de la canción. Creo que los dos nos vamos a centrar en interpretar el tema, y en el momento en el que lo estemos cantando, simplemente nos vamos a estar mirando, disfrutando la canción y pensando en lo que estamos diciendo;pero no en que nos están viendo 200 millones de personas, porque eso no sirve para nada. Hagas lo que hagas, eso no va a cambiar, aunque igual sí es cierto que motiva, pero, a nosotros, nos da un poco igual... Bueno, no es que nos dé igual, pero nos vamos a centrar en la canción y en cómo la vamos a hacer.

Eurovisión se ha caracterizado, al menos en los últimos años, por primar el espectáculo y la puesta en escena, quizá dejando un poco de lado la música y las propias canciones. Ahora que lo estás viviendo desde dentro, ¿cuáles son tus sensaciones al respecto?

-Hay canciones que a mí me encantan y que no tienen fuegos artificiales. Por ejemplo, la de Francia me encanta y la de Portugal, ahora que la hemos visto en directo, también nos ha gustado mucho a los dos. Sigue habiendo espectáculos y fuegos artificiales en otras canciones, que a mí me gustan también, porque cada canción tiene su característica y no es ni mejor ni peor, simplemente es diferente. Es verdad que en los últimos años han ido canciones con mucho espectáculo y una puesta en escena increíble, pero el último año ganó Salvador Sobral, no se lo esperaba nadie, era la canción menos eurovisiva de todas y quedó primera. Eso demuestra que, al final, puede pasar cualquier cosa, que gana la canción que más guste, independientemente de si tiene fuegos artificiales o una puesta en escena increíble.

Precisamente, inicialmente se esperaba un juego de fuegos artificiales para vuestra actuación, que finalmente no ha podido ser... ¿o tenemos que esperar a la sorpresa del último día?

-No iban a ser fuegos artificiales como tal sino pequeños detalles, pero se han sustituido por otra cosa que hace el mismo efecto visual. Aunque tampoco tengo muy claro cómo iba a ser al principio, pero sí que se ha sustituido por algo que queda hasta mejor.

¿Cómo se consigue la naturalidad en una actuación y en un festival tan medido y cronometrado?

-En ese sentido, lo tenemos fácil porque esta canción está hecha para nosotros, de tal forma que lo que decimos, lo sentimos. Siempre que la interpretamos, nos intentamos transportar a la primera vez que cantamos esa canción, o a Operación Triunfo, a esas primeras veces que la ensayábamos... Y, la verdad, es que a mí me resulta fácil porque, como comentaba, lo que digo en la canción lo siento de verdad;y Alfred también.

¿Cuáles son para Amaia Romero las principales virtudes de Tu canción, el tema que interpretaréis?

-Quizá lo que estábamos hablando ahora, que no es algo fingido, es de verdad. No estamos actuando, no es un teatrito. Es verdad que contamos con una puesta en escena preparada, que tenemos un par de movimientos que también están ensayados... pero eso son adornos, no es lo importante de la actuación. Lo importante es lo que sentimos nosotros en ese momento, eso es lo guay.

¿Qué les dirías a todos esos que se ha atrevido a pedir el boicot televisivo de vuestra actuación?

-Todo el mundo tiene derecho a opinar y, hagas lo que hagas, siempre va a haber gente que te critique. Todo esto se debe al libro España de mierda, y puedo entender que igual haya sentado mal, porque fue justo en el momento en el que íbamos a representar a España, pero es que solo es el título. Yo no comparto esa opinión pero sí puedo entender que haya gente a la que ha sentado mal. En cualquier caso, nosotros estamos con la conciencia bien tranquila porque no hemos hecho nada malo, simplemente es un regalo de un libro que habla de música y está escrito por un cantautor que nos gusta mucho a los dos. Lo único inapropiado, entre comillas, es el título, pero no sé... todo el mundo tiene derecho a opinar, y si esa es su forma de hacerlo, se respeta, pero llegar al boicot... no sé, estoy pensando que igual es innecesario pero también es que, al final, es su opinión, si no quieren que vayamos o que no ganemos, no está mal intentarlo.

Parece mentira que en una sociedad democrática y del siglo XXI, un artista, una persona, no pueda tener criterio propio, casi no se os permite pensar por vosotros mismos. ¿Te imaginabas un país así?

-La verdad es que no, porque se le dio mucha más importancia de la que en realidad tenía, ya que, al final, es un regalo. Y eso me decepciona un poco porque hay personas que se piensan que solo existe una única forma de querer a un país, y yo no pienso eso. Yo no odio a España, quiero España, pero tengo una manera personal de querer a mi país, y no por eso lo odio. Cada uno quiere a su país de una manera distinta, pero como digo, hay gente que cree que solo hay una manera de quererlo, y yo no comparto ese pensamiento.

Estáis inmersos en un concurso, en un juego de votos entre países, con intereses cruzados, ¿han conseguido aislaros de todo ese entramado o también se percibe, casi se toca?

-No prestamos atención a las apuestas ni a los favoritos, como decía antes. Solo nos centramos en nuestra actuación y en intentar vivir al máximo esta experiencia, que es increíble. Pensar en la posición no sirve de nada, hay que estar concentrado en hacerlo bien.

Entre Alfred y tú, ¿qué consejos, musicales os habéis dado tras los ensayos de cara a la actuación de mañana?

-Son cosas muy concretas. Alfred me suele decir, bueno, Alfred y todo el mundo, que le ponga un poco más de garra, y tienen razón. Son detalles que buscan que nosotros estemos más cómodos a la hora de interpretar y lo hagamos mejor. Es una canción que interpretamos los dos juntos, e igual hay cosas que puede hacer él que a mí me pueden ayudar, y yo puedo hacer cosas que le pueden ayudar a él a la hora de interpretarla. Pero son detalles muy concretos.

No hay que pensar en las posiciones, ni en los pronósticos, pero es inevitable elucubrar con la posibilidad de ganar... ¿Te imaginas lo que puede llegar a suceder en Pamplona o en Lodosa si eso sucede?

-Ya, ¡jo!, me han contado cosas de Lodosa, y tengo muchas ganas de ir. ¡Buah!, sería increíble. Reconozco que es súper difícil ganar, pero oye, nunca se sabe... sería increíble luego ir a Navarra, es verdad, sería algo increíble, ¡ojalá!

“Tengo una forma personal de querer a mi país y no por eso lo odio, cada uno quiere a su manera”

“Todo el mundo tiene derecho a opinar y, hagas lo que hagas, siempre habrá alguien que te critique”

“No nos fijamos en los favoritos ni en las apuestas porque puede pasar cualquier cosa”

“Es súper difícil ganar pero nunca se sabe... Sería increíble quedar primeros y volver luego a Navarra”

Últimas Noticias Multimedia