A la cola de Europa

Por Jorge Nagore - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 08:30h

Hace unos días se presentó el "relanzamiento" de la Fundación Miguel Indurain, una entidad que ayuda al deporte navarro de élite, y que para este año dispondrá de unos 230.000 euros para subvencionar a mujeres y hombres que destaquen en sus deportes, intentando con esa inyección económica que puedan seguir dedicándose a esa modalidad y obteniendo buenos resultados. Son ayudas que tienen, lógicamente, numerosos requisitos y que en ocasiones son incompatibles o complementarias con otras que se reciben a nivel nacional. También es de agradecer el esfuerzo que se hace desde el Instituto Navarro de Deporte y Juventud por buscar empresas privadas que colaboren con la fundación el dinero público supone el 66% del presupuesto, que en total es de 727.000 euros, pero, sinceramente, las cantidades que se manejan son una birria. No solo en Navarra, también a nivel nacional. La ayuda pública a deportistas de élite de deportes tanto olímpicos como no olímpicos es bajísima en relación a la inmensa mayoría de países europeos, con tasas de euro invertido per cápita que son 10 o 12 veces menores que en lugares como Francia, Alemania o los países nórdicos, por poner solo unos ejemplos, y varias veces menores que en muchos países más. Hace unos días, por ejemplo, el patinador Joseba Fernández volvió a batir dos récords mundiales de patinaje, en los 100 y en los 300 metros, y cuando miras la ayuda que recibió el año pasado compruebas que fueron 4.500 euros. Es para echarse a llorar. La máxima ayuda entre todos los becados fue de 8.000 euros. 8.000 euros es una cifra ridícula para apoyar la carrera de un deportista que está en la élite nacional, europea o mundial, por mucho que por otras vías pueda obtener algo más. Destinar el 0,005% del presupuesto anual de una comunidad a apoyar de manera directa a tus deportistas más destacados es una miseria, se mire por donde se mire.