El irlandés Bennett sorprende a Viviani

Giro 2018 Yates (Mitchelton-Scott) mantiene la ‘maglia’ rosa, que defiende hoy en el segundo final en alto

Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Bennett celebra su triunfo.

Bennett celebra su triunfo. (Foto: Daniel dal Zennaro )

Galería Noticia

Bennett celebra su triunfo.

Madrid- El irlandés Sam Bennett (Bora-Hansgrohe) ganó ayer la séptima etapa del Giro de Italia, de 159 kilómetros entre Pizzo y Praia a Mare, al imponerse al sprint ante el italiano Elia Viviani (Quick-Step Floors). El británico Simon Yates (Mitchelton-Scott) conservó el liderato.

Bennett, cuarto irlandés en ganar una etapa en la ronda transalpina y primero en conseguirlo desde que lo hiciera en 1987 Stephen Roche, robó la victoria a Viviani en la volatafinal, donde el italiano pagó el esfuerzo de haber liderado al pelotón en los últimos kilómetros.

Con la llegada en grupo, la clasificación se mantiene sin cambios, por lo que Yates seguirá vistiendo la maglia rosa al defender los 16 segundos de ventaja sobre el holandés Tom Dumoulin (Sunweb) y los 26 sobre el colombiano Esteban Chaves (Mitchelton-Scott), segundo y tercero de la general.

Tras la dura ascensión al Etna del jueves, los ciclistas pudieron recuperarse en una etapa prácticamente llana por la región de Calabria. Sin embargo, el pelotón apenas había recorrido dos kilómetros cuando se fraguó la escapada del día, con los italianos Davide Ballerini y Fausto Masnada (Androni Giocattoli-Sidermec) y el español Markel Irizar (Trek-Segafredo).

Sin embargo, con el paso de los kilómetros Masnada se cayó del trío y se sumó a él el ruso Maxim Belkov (Katusha), que cogió el testigo de su compañero Tony Martin, que había tratado de irse en solitario nada más dar comienzo la prueba. Los tres llegaron juntos con un altísimo ritmo, de más de 40 kilómetros por hora, a Amantea, donde atesoraban más de dos minutos de ventaja sobre el grueso de los ciclistas.

A 80 kilómetros para meta, el pelotón comenzó a trabajar para dar caza a los escapados, reduciendo su renta a algo más de un minuto y medio. En el suave ascenso a Scalea se inició su neutralización, que corrió a cargo de LottoNL-Jumbo y Trek-Segafredo;a 16 kilómetros, su ventaja era de 13 segundos, lo que vaticinaba la llegada masiva. Y a menos de 10, tras un amago de formarse un grupo delantero, quedó anulada la aventura.

En la entrada en los túneles finales antes de entrar en Praia a Mare, el pelotón empezó a estirarse y, a falta de un par de kilómetros el italiano Elia Viviani (Quick-Step Floors), portador de la maglia ciclamino de líder de regularidad, se puso en cabeza en busca de una victoria al sprint, su especialidad.

Sin embargo, cuando arrancó Bennett se puso a su rueda y le arrebató la victoria para firmar su primer triunfo en una gran vuelta.

La ronda continuará hoy con la octava etapa, de 209 kilómetros entre Praia a Mare y Montevergine di Mercogliano, segunda llegada en alto de la carrera, en un puerto corto y con una pendiente media del 5,9%. - Efe