Eneko Ballano árbitro de Terceraci división

“He disfrutado mucho, pero ha llegado el momento de cerrar un ciclo”

Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Eneko Ballano controla el tiempo.

Eneko Ballano controla el tiempo.

Galería Noticia

Eneko Ballano controla el tiempo.

las claves

pamplona- Eligió Huarte porque allí vivió con sus abuelos y recuerda jugar con el balón en el antiguo campo de arena. Un tema sentimental en el día de su adiós. Allí estará con su hermano Mikel, asistente de Segunda B, y no se perderá la cita su fiel escudero, Jaime Caparrós, asistente de Autonómica. Con ellos acudió a esta entrevista.

¿Qué cierra esta etapa?

-19 años y medio en el arbitraje, donde has hecho muchos amigos. Esa rotación te ha permitido conocer a gente de cerca y sus problemas. Cada fin de semana sales a arbitrar con gente diferente y quedas antes y después del partido. Eso no se debería de perder, aunque ahora está en desuso.

¿Por qué ahora?

-Son ciclos. Están las peques, que tiran mucho. La gente piensa que arbitrar son dos horas a la semana, pero es el hecho de entrenar, ir una hora antes del partido, los viajes... El domingo estás reventado y es cuando tienes que estar happy con las pequeñas. Y también siempre he dicho que en la vida hay que ser ambicioso y tener objetivos. Y ya no tengo un crecimiento. He disfrutado, físicamente estoy bien, no he perdido la ilusión, porque si no, no lo hubiera dejado, pero no he pensado en llegar a una edad para retirarme. Tomé la decisión en diciembre y en cada partido me paro a pensar que esto se acaba. Pero la vida sigue y habrá otras motivaciones.

¿Cómo incidió en su trayectoria perder a su mujer hace cuatro años?

-Tres meses pasaron sin saber qué hacer, si dejar el arbitraje o no. La gente me animó a seguir, mi hermano también y sí que es cierto que me liberaba la mente el hecho de arbitrar. A mí me tocó esta, pero unir el deporte a cualquier problema o circunstancia a resolver es una forma de desconexión. Si te quedas en casa, no haces más que darle vueltas a la cabeza.

¿Quién le apoyó en esos momentos?

-La gente más cercana. Tiras mucho de los padres, de Mikel, mi hermano... Pero también en ese momento sentí el apoyo del fútbol navarro.

Su papel de padre pasa a tener prioridad con dos hijas pequeñas.

-Irune con 6 años me dijo un día: “Otra vez te vas”. Se me clavó un cuchillo. Le dije que me quedaban tres partidos, porque me parecía que era un número fácil de entender para ella, y me ha llevado la cuenta atrás.

Estuvo dos años en Segunda B. ¿Qué le motivó volver a Tercera?

-Tienes que cambiar el chip y pensar que son ciclos. Has podido disfrutar de la Primera y la Segunda División como cuarto y pitar en Segunda B y lo tienes que mirar como una suerte. Cuando desciendes es un golpe fuerte, pero preferimos cambiar el chip y verlo en positivo.

¿Cómo es la relación con la gente del fútbol fuera del partido?

-Después del partido, tener relación con jugadores es saber diferenciar el partido de lo demás. Eso es lo bonito del fútbol. Con el tiempo conoces a los jugadores, ellos te conocen y tratas de eliminar situaciones de conflictos. Es la gestión del partido. Hay que ser inteligente y saber cómo llevar el partido. Se aprende con la experiencia. La madurez te da la tranquilidad a la hora de tomar decisiones.

¿Es mejor árbitro ahora?

-Sin duda. Como todo en la vida. La experiencia y el conocimiento te ayudan. Te anticipas a situaciones que pueden darse.

¿Con qué partido se queda?

-No soy capaz de quedarme con uno. Me quedo con la gente. El partido es un trabajo a realizar. A los jugadores muchas veces les digo que el primero que se equivoca soy yo.

¿Ha sido la tecnología el principal cambio en el arbitraje?

-Ha sido una ayuda, una evolución con los intercomunicadores, que permiten coordinar mejor las decisiones. Y el retroceso es el comportamiento del público. A mí me ha tocado ver a padres que se han zurrado. Esos padres que creen que tienen estrellas en casa... Tiene que haber una reeducación. En rugby, baloncesto... el árbitro es intocable. No es así en el fútbol. Aquí lo que se aplaude es la picaresca.

¿Se va a retirar del todo?

-Para ser informador, hubiera seguido pitando. Pero veo carencias. Por ejemplo en la figura de delegado de un club, que es fundamental que sea un exárbitro o gente vinculada con el arbitraje. Si tú metes una persona que conozca las reglas del juego, puedes eliminar muchas tarjetas. En Navarra no se valora eso. La mayoría de los jugadores no conocen los cambios en la normativa, y lo notas en las protestas. Me ha tocado ir de cuarto a Primera y he oído a Xavi protestar con un argumento relativo a la última modificación de la norma. Tenía pleno conocimiento de las Reglas de juego. En el Barça sí les enseñan esto.

Llegó a posicionarse en las últimas elecciones a la Federación Navarra.

-No me equivoqué en la decisión a tomar, pero no valoré las consecuencias que pudiera tener. Pensé que se podían mejorar cosas en el Comité y me reuní con los dos candidatos. Creí que nos podía aportar más Luis Virto y así lo manifesté. Creí que hacía lo correcto. No ganó esa opción y han sido dos temporadas complicadas.

el protagonista

Fecha de nacimiento. 22-5-1979.

Trabajo. Empleado de banca.

Familia. Padre de dos niñas, Irune y Maialen, de 6 y 4 años.

Trayectoria. 19 años y medio en el arbitraje. Media temporada en juveniles, dos en Regional, dos en Preferente, cuatro en Tercera, una en Segunda B, una en Tercera, otra en Segunda B y ocho en Tercera.

Debut. En Larrabide, hace 19 años.

Debut en Tercera. En Paternáin.