Irán niega haber atacado a Israel y dice que se defenderá

El primer ministro judío, Benjamin Netanyahu, advierte de que la campaña militar continúa

Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- Aunque la normalidad volvió ayer a Siria y no se registró actividad bélica, la tensión continúa en la zona y la escalada verbal entre Irán e Israel quedó patente en el cruce de acusaciones y amenazas entre los dirigentes de los dos países. Irán negó haber lanzado misiles, acusó a Israel de haberse inventado pretextos para la agresión y reivindicó su derecho a defenderse, mientras miles de personas protestaban en la calle y quemaban banderas norteamericanas. Por su parte, Israel mostró imágenes de sus bombardeos y su primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo que la campaña militar continúa “y vamos a ganarla”.

Las principales ciudades de Irán fueron escenario de masivas manifestaciones tras la oración del viernes. Decenas de miles de radicales salieron a la calle al grito de “muerte a Estados Unidos y muerte a Irán” y pisotearon y quemaron banderas de las barras y estrellas. También exigieron al presidente iraní, Hasan Rohaní, que abandone el pacto nuclear. “Palabra solo hay una, incendia el JCPOA (siglas en ingles del acuerdo)”, coreó la multitud.

El Gobierno iraní, por boca del portavoz de Exteriores, Bahram Qasemi, negó que sus fuerzas en Siria dispararan cohetes y criticó la naturaleza “mentirosa y dominante” de Israel. “Los múltiples ataques del régimen sionista en suelo sirio, que se hicieron bajo pretexto inventados y sin fundamento, constituyen una violación de la soberanía nacional y la integridad territorial de Siria”, denunció Qasemi. Sin embargo, no comentó las afirmaciones de Israel de que ha diezmado la infraestructura militar iraní en Siria y se limitó a subrayar que Damasco tiene derecho a responder “en legítima defensa”.

La presencia iraní y de su aliado, el grupo libanés Hizbulá, en Siria preocupa en extremo a Israel, que ve cómo sus enemigos toman posiciones cerca de sus fronteras. Al respecto, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, pidió ayer a Al Asad que “se deshaga” de Irán en su país, en concreto de las Fuerzas Al Quds, la unidad de elite de los guardianes de la revolución.

advertencia de netanyahuTampoco bajó el listón dialéctico el primer ministro israelí. Benjamin Netanyahu advirtió de que su país ganará “la campaña en curso”. “Esta semana ha sido muy importante para Israel”, comentó y remarcó la decisión “histórica” del presidente Trump. También se refirió a su encuentro en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin, que describió como “muy importante para la seguridad del país”. “Solo una hora después (de regresar él a Israel) Irán lanzó unos 20 proyectiles hacia nosotros. Esta operación resultó fallida gracias a las acciones del ejército, que actuó en consecuencia. Establecí un principio básico: quienquiera que nos haga daño, le devolveremos el daño”, dijo.

Por su parte, el ejército de Israel mostró imágenes aéreas de complejos logísticos y militares iraníes bombardeados y aseguró que son emplazamientos en Siria de las Fuerzas Al Quds y áreas logísticas. El bombardeo duró 90 minutos y se centró en 70 objetivos en lo que se considera la respuesta militar de mayor envergadura israelí en Siria desde la guerra del Yom Kipur en 1973.

La tensión llegó también ayer a la franja de Gaza, donde un palestino murió por los disparos del ejército israelí en las protestas que se desarrollaron por séptimo viernes consecutivo en la valla. Otros 45 palestinos resultaron heridos. - D.N.